CHARLOTTE, Carolina del Norte, EE.UU. (AP) — Los Panthers de Carolina del Norte no serán sancionados por la manera en que manejaron la situación de Cam Newton, quien fue lesionado durante un partido contra los Saints de Nueva Orleáns el 7 de enero.

La NFL y la Asociación de Jugadores anunciaron el miércoles que los médicos del equipo actuaron según las normas para casos de conmociones cerebrales. La liga emitió un comunicado afirmando que había examinado videos del partido y documentos médicos, así como declaraciones y entrevistas con Newton y con el técnico Ron Rivera, y determinó que “no hubo violación de las normas”.

Tras abandonar la cancha en el segundo parcial con un ojo lesionado, Newton se tropezó y cayó al suelo cerca de la línea lateral cuando los entrenadores le pidieron arrodillarse.

La liga dijo creer que esa caída fue ocasionada por una lesión previa de la rodilla.

La NFL dijo que Newton tuvo una resonancia magnética el 8 de enero que “confirmó que hubo daños en el ligamento y en el cartílago, y una sustancial hinchazón de la rodilla”.

El gerente general interino de los Panthers Marty Hurney dijo a The Associated Press el miércoles que Newton no necesitará cirugía de la rodilla.

Newton quedó afuera por una jugada, pero regresó para la próxima serie ofensiva y concluyó el partido.

Hurney dijo el 8 de enero de 2018 que Newton se arrodilló al salir de la cancha a pedido de sus técnicos a fin de conseguir un timeout oficial y darle tiempo al quarterback Derek Anderson para calentarse antes de entrar en acción.

Anderson entró en el tercer down y lanzó pase que resultó incompleto.