AP NEWS
Related topics

Nueva Zelanda: Fallecido en asedio policial apoyaba ataques

April 3, 2019

WELLINGTON, Nueva Zelanda (AP) — Un hombre que al parecer se suicidó en Nueva Zelanda durante un asedio policial suponía una “amenaza significativa” para la comunidad y respaldaba las acciones del agresor que mató a 50 musulmanes en dos mezquitas el mes pasado, según dijo el miércoles la policía neozelandesa.

Artemiy Dubovskiy, de 54 años, también conocido como Troy, no tenía una conexión directa con el atacante de las mezquitas, según explicó la policía al dar más detalles sobre su fallecimiento la semana pasada.

Dubovskiy llamó la atención de la policía tras enviar correos electrónicos preocupantes en los que hacía referencia a los ataques del 15 de marzo, indicó el comandante de la policía del distrito, John Price.

Siguiendo una pista, la policía registró tres de las propiedades del sospechoso y encontró armas, munición y contenido extremista violento.

La policía localizó a Dubovskiy en un vehículo en torno a las 00:30 del 27 de marzo y negoció con él durante tres horas antes de acercarse al vehículo y encontrarlo con una herida mortal de arma blanca. También se encontró un cuchillo.

“Basándonos en la naturaleza de los objetos localizados siguiendo la orden de registro, la naturaleza de lo que dijo a la policía durante la negociación y las pesquisas posteriores, la policía considera que el señor Dubovskiy suponía una amenaza significativa para la comunidad”, indicó en un comunicado Price, comandante del distrito de Canterbury.

Price dijo no poder dar más detalles sobre la naturaleza de esa amenaza porque aún se estaba investigando a otras dos personas y revelar la información podría poner en peligro la investigación.

Algunos amigos y familiares expresaron su preocupación porque el rostro de Dubovskiy estaba magullado.

Price dijo que la policía había “extraído por la fuerza” al sospechoso de su vehículo en torno a las 3:40 de la madrugada, una operación en la que también fue mordido y arañado por un perro, lo que podría haber causado las magulladuras.

El hombre fue trasladado por los agentes a un lugar seguro, donde se intentó sin éxito prestarle primeros auxilios, señaló Price. La actuación policial se está investigando, señaló el comandante, aunque su opinión inicial era que los agentes habían actuado con coraje en una situación de alto riesgo.

El padre del fallecido, Vlad Dubovskiy, dijo al New Zealand Herald que él y su hijo se habían mudado de Rusia a Nueva Zelanda en 1997. El padre dijo que su hijo era muy aficionado a las armas y la historia militar, y tenía una colección de objetos de recuerdo nazis.

Vlad Dubovskiy añadió que su hijo solo era un coleccionista y nunca indicó que fuera a utilizar sus armas, entre las que había una semiautomática modificada.

El fallecido tenía varias condenas previas, según el Herald, incluidas dos tras un incidente en 1999 en el que robó en la casa de una pareja rusa a la que conocía.

Cuando la pareja llegó a su casa se encontró a Dubovskiy, cubierto por un pasamontañas y que les apuntó con una pistola antes de que huyeran, según el diario. Fue condenado a cuatro años de prisión. En su momento, señaló el periódico, Dubovskiy admitió en un documento policial que era el intruso pero dijo que no podía recordar los detalles del incidente porque estaba borracho.