WASHINGTON (AP) — El presidente estadounidense Donald Trump llegó a un acuerdo informal con Boeing para que la compañía provea la nueva generación de aviones presidenciales.

El subsecretario de prensa Hogan Gidley dijo el martes que el contrato de 3.900 millones de dólares “a precio fijo” para los nuevos aviones “ahorrará a los contribuyentes más de 1.400 millones de dólares”.

Sigue años de negociaciones entre Boeing y la Fuerza Aérea y la intervención personal de Trump desde su elección.

En diciembre del 2016, Trump tuiteó que el costo del programa estaba “fuera de control, más de 4.000 millones” y añadió “¡Cancelen el pedido!”.

El director general de Boeing Dennis Muilenburg se reunió varias veces con Trump para analizar el contrato, de acuerdo con la Casa Blanca, más recientemente la semana pasada.

Boeing dijo en una declaración que está “orgulloso de fabricar la nueva generación de aviones presidenciales” y añadió que “el presidente Trump negoció un buen acuerdo para el pueblo estadounidense”.

El acuerdo incluye dos aviones 747-800 y el costo de modificar las aeronaves comerciales con el equipo necesario para el presidente, incluso la escalerilla externa, pasillos amplios y una suite de comunicaciones protegidas.