BUENOS AIRES (AP) — El club River Plate de Argentina detenta credencial de favorito ante su compatriota y revelación Lanús en una de las semifinales de la Copa Libertadores, que tendrán como novedad la incorporación del Sistema de Asistencia Arbitral por Video (VAR, por sus siglas en inglés). En la otra llave, Barcelona de Ecuador buscará ante el bicampeón Gremio de Brasil la final que se le ha negado desde hace casi dos décadas.

Los millonarios recibirán al Granate el martes en el estadio Monumental de Buenos Aires. Un día después, Guayaquil albergará el partido de ida de la otra semifinal.

Los desquites se jugarán el 31 de octubre y el 1 de noviembre, respectivamente.

GALLARDO VS. ALMIRÓN

Por osadía, métodos de trabajo y títulos, son considerados los dos mejores entrenadores del fútbol argentino.

Marcelo Gallardo es el autor intelectual del River multicampeón a nivel continental con una Copa Libertadores, una Copa Sudamericana y dos Recopa Sudamericana en los últimos tres años.

A seis meses de que concluya su contrato, el “Muñeco” desea cerrar este ciclo dejando la cuarta Libertadores en la vitrina riverplatense ante de renegociar la continuidad o emprender una nueva etapa en el fútbol de Europa.

"Va a ser una serie bastante dura, somos dos equipos que nos conocemos bien, con dos propuestas que entusiasman", comentó Gallardo de cara al duelo ante Lanús.

Almirón, por su parte, se ha ganado un lugar destacado en la historia de Lanús, un club modesto del sur de la provincia de Buenos Aires que por primera vez disputa esta instancia de la Libertadores.

Bajo su mando, el Granate ganó la liga local en 2016 en una recordada final ante San Lorenzo. También obtuvo una Supercopa argentina.

“Ellos (por River) están acostumbrados. Confío en lo que puede hacer el equipo tomando recaudos ante un rival que tiene mucha jerarquía”, afirmó Almirón, a quien también se le termina el contrato y con seguridad buscará nuevos horizontes. “Con espacios somos un equipo peligroso. Vamos a tener nuestras posibilidades”.

Gallardo detenta una efectividad superior al 80% en duelos mano a mano. Sin embargo, Lanús está invicto ante River en cuatro enfrentamientos por torneos internacionales, con tres victorias y un empate.

BARCELONA, CON LA IDEA FIJA

La final es una obsesión para el equipo más popular de Ecuador, que ya la disputó en 1990 y 1998 pero se quedó con las manos vacías.

El técnico uruguayo Guillermo Almada, responsable de este resurgir de los “canarios”, sostuvo que “nadie nos ha regalado nada... la razón por la cual estamos donde estamos es porque no nos achicamos ni aquí ni allá, ni en ninguna parte. Si queremos ir a la final hay que dar mucho más”.

Contra Gremio, campeón de la Libertadores en 1983 y 1995, el conjunto ecuatoriano sufrirá las bajas sensibles de su artillero uruguayo Jonathan Álvez y del zaguero brasileño naturalizado ecuatoriano Gabriel Marques, ambos suspendidos. El primero será reemplazado por Ariel Nahuelpan, mientras que Oswaldo Minda irá a la defensa.

DEBUTA EL VAR

Conmebol implementará el VAR por primera vez en la Libertadores.

El sistema se aplicará sólo para cuatro situaciones de juego: confusión del número de jugador, goles, penales y tarjeta roja.

Ningún jugador puede pedir que se revise una incidencia de juego. Es una protestad del árbitro o de los asistentes de video. Una vez que se examinan las imágenes, el árbitro puede modificar su fallo.