MILÁN, Italia (AP) — El primer grupo de migrantes que llegó a Italia bajo el nuevo gobierno populista se encuentra en el medio de una disputa entre un ministro italiano y Malta.

Unos 230 migrantes africanos llegaron a Calabria el sábado tras recibir autorización del Ministerio del Interior. Pero antes de que llegaran, el ministro del Interior Matteo Salvini acusó agriamente a Malta de impedirles desembarcar allá.

El gobierno maltés rechazó la denuncia, afirmando que “siempre cumplimos con nuestras obligaciones”.

Una vocera de Sea Watch, una ONG que opera el buque de rescate de los migrantes, dijo a la agencia noticiosa ANSA que coordinar los rescates “no es la competencia de las ONGs”.

La vocera, Giorgia Linardi, dijo que muchos de los pasajeros estaban deshidratados debido a la dilatada odisea y la espera para desembarcar.