AP NEWS
Related topics

Canonización de Pablo VI, Romero, un tema personal para papa

October 13, 2018

En esta imagen de archivo, tomada el 12 de octubre de 2018, dos tapices con las imágenes del arzobispo Óscar Romero (izquierda) y del papa Pablo VI cuelgan de un balcón en la fachada de la basílica de San Pedro. (AP Foto/Alessandra Tarantino, archivo)

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco canonizará el domingo a dos de las figuras más importantes y polémicas de la Iglesia católica del siglo XX, declarando al papa Pablo VI y al martirizado arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero modelos de santidad para los fieles de hoy.

Se espera que sea una ceremonia emotiva para Francisco, ya que ambos religiosos le influyeron mucho y en privado dijo a sus confidentes que quería canonizarlos durante su papado. Los dos representan el epitome de la iglesia abierta que ha defendido el argentino, que esté cerca de los pobres y luche contra la injusticia.

Pablo VI y Romero enfrentaron una fuerte oposición dentro de la institución tanto en vida como tras su muerte, una suerte también que está viviendo el actual papa ante el floreciente escándalo de abusos sexuales y encubrimiento.

Estas dos destacadas figuras serán canonizadas junto a otras cinco en una ceremonia diseñada para mostrar que la santidad se puede alcanzar en todos los ámbitos de la vida.

PABLO VI

En su discurso de 2013 ante los cardenales que lo eligieron papa, el cardenal Jorge Mario Bergoglio solo empleó una cita: era de Pablo VI.

Cuando más tarde ese año Francisco hizo pública la declaración de la misión de su papado, el documento se basó en gran medida en un texto escrito en 1975 por Pablo VI sobre la evangelización que el argentino había calificado en su día como “el mayor documento pastoral” de la iglesia moderna.

“Una de las primeras cosas que me dijo cuando fue elegido fue que esperaba, que rezaba, para poder canonizar a Pablo VI”, explicó el exsecretario de Estado de Francisco, el cardenal Angelo Becciu.

Giovanni Maria Vian, editor del diario vaticano L’Osservatore Romano, apuntó que Bergoglio maduró como sacerdote, como jesuita y como cristiano durante su papado (1963- 1978).

“Se entiende que Pablo VI es su papa”, dijo Vian.

Pablo es quizás más conocido por haber presidido las últimas sesiones del tumultuoso Concilio Vaticano II (1962-1965), que modernizó la Iglesia católica y la abrió al mundo, permitiendo que la liturgia se celebre en lenguas vernáculas en lugar de en latín, dando mayores roles a los laicos y mejorando la relación con otras religiones.

Durante sus 15 años en el Vaticano, Pablo VI introdujo otros cambios como los viajes pastorales.

Aunque visitó los cinco continentes, dos de sus viajes destacan sobre los demás: en 1964 visitó Tierra Santa y se reunió con el líder espiritual de los cristianos ortodoxos, el primer encuentro de este tipo desde el cisma que dividió el cristianismo 1.000 años antes.

Un año más tarde, Pablo viajó a la sede de Naciones Unidas donde hizo su ahora popular llamado a la paz, que coincidió con el aumento de la participación militar de Estados Unidos en la guerra de Vietnam: ”¡Nunca más la guerra, nunca más!”.

Pero fue su encíclica de 1968, “Humanae Vitae”, la que marcó su papado reafirmando la oposición de la Iglesia a la contracepción artificial.

Publicada en la época de la píldora anticonceptiva, de la revolución sexual de la década de 1960 y de la alarma por la sobrepoblación, la rotunda prohibición dio más poder a los conservadores y alejó a los progresistas.

A día de hoy, sigue siendo una de las encíclicas más controvertidas e ignoradas. Estudios muestran que la mayoría de los católicos la incumplen y emplean métodos anticonceptivos artificiales.

“Es un texto que no está arraigado en la realidad, donde la vida está ausente y, sobre todo, las mujeres están ausentes”, señaló Monique Baujard, exresponsable de los servicios a la familia en la conferencia episcopal francesa, en un artículo publicado el mes pasado en la revista femenina del Vaticano.

___

ARZOBISPO ÓSCAR ROMERO

Francisco también anhelaba declarar santo al arzobispo Óscar Arnulfo Romero, convencido de que fue un verdadero mártir de la fe y de que ofreció su vida voluntariamente con su defensa a los pobres de El Salvador y su denuncia de la violencia de la dictadura militar.

Romero, arzobispo de San Salvador, fue abatido por un escuadrón de ultraderecha mientras oficiaba una misa el 24 de marzo de 1980 en la capilla de un hospital. El ejército se había opuesto con vehemencia a sus predicamentos contra la represión militar al inicio de la guerra civil (1980-1992).

Casi inmediatamente después de su fallecimiento, Romero se convirtió en un icono de la izquierda sudamericana, y su imagen aparecía con frecuencia junto a la del Che Guevara y Salvador Allende.

Pero esa politizada fama post-mortem le costó cara y afectó a la causa para su canonización Vaticano. Los prelados conservadores de la región, liderados por el fallecido cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, temían que su aparente asociación con la teología de la liberación pudiese impulsar al movimiento que sostiene que las enseñanzas de Jesús piden a sus seguidores que luchen por la justicia económica y social.

“Romero se vio atrapado en un importante conflicto político entre quienes lo veían como un revolucionario _ algo que no fue porque era muy amable _ y quienes lo veían igualmente como un revolucionario pero en un sentido negativo”, apuntó su biógrafo, Roberto Morozzo della Rocca.

Luego de que su caso estuviese paralizado durante tres décadas, el papa Benedicto XVI lo desbloqueó en 2012 y Francisco, el primer papa latinoamericano de la Iglesia, impulsó el proceso hasta su última fase.

A pocos meses de la beatificación de Romero en 2015, Francisco denunció que el arzobispo fue mártir dos veces: una cuando fue asesinado y después cuando sus propios hermanos obispos “difamaron, calumniaron y arrojaron tierra sobre su nombre”.

Pero el pontífice ya había dejado claro antes que quería ver a Romero honrado.

El exsecretario de Romero, Jesús Delgado Acevedo, desveló una conversación privada que tuvo con el entonces cardenal Bergoglio en 2007 en un aparte de una conferencia de obispos latinoamericanos en 2007 en Aparecida, Brasil.

Recuerda que le preguntó a Bergoglio, que fungía como arzobispo de Buenos Aires y era una voz influyente en el encuentro: “Eminencia, ¿Óscar Romero será canonizado algún día? El cardenal Alfonso López Trujillo me dijo que eso nunca ocurrirá”.

“Escuche, si llego a ser papa, lo primero que haré será enviar a López Trujillo a San Salvador” para hacerle santo, dijo Bergoglio según fue citado por Delgado.

AP RADIO
Update hourly