MANILA (AP) — El presidente filipino Rodrigo Duterte rechazó una oferta estadounidense de venderle aviones de guerra F-16, afirmando que esa adquisición sería “totalmente inútil” porque su país necesita aeronaves más ligeras para misiones antisubversivas.

La oferta fue hecha mediante una carta firmada por los secretarios estadounidenses de defensa James Mattis, de Estado Mike Pompeo y de Comercio Wilbur Ross.

Pero el jueves a la noche Duterte rechazó la misiva. Los acontecimientos ocurren en medio de críticas estadounidenses contra los métodos brutales usados por Duterte en su lucha contra narcotraficantes.

Luego de asumir el cargo a mediados del 2016, Duterte inmediatamente tomó medidas para reparar las relaciones con China y antagonizó a Estados Unidos. Por ejemplo fustigó al entonces presidente Barack Obama, quien se había declarado preocupado por la situación de derechos humanos en las Filipinas bajo Duterte. Sin embargo, el líder filipino ha buscado congraciarse con el presidente actual Donald Trump.

En un discurso en una ceremonia militar en Davao, en el sur del país, Duterte leyó lo que dijo era la carta enviada por los secretarios estadounidenses, hablando de la antigua alianza entre los dos países y prometiéndole apoyo para modernizar sus fuerzas armadas.

“Esperamos que podamos asociarnos de otras maneras para nuestro beneficio mutuo, incluyendo mediante el F-16 fabricado por Lockheed Martin, mediante helicópteros de asalto y otros sistemas estadounidenses”, citó Duterte.

Sin embargo, se quejó de que las Filipinas no necesita los F-16 “aunque lo ofrecieron después de habernos humillado... Sería algo totalmente inutilizable. Lo que necesitamos son helicópteros y avionetas para misiones antisubversivas”.