FORT BRAGG, Carolina del Norte, EE.UU. (AP) — El sargento del ejército de Estados Unidos Bowe Bergdahl, que fue capturado y retenido por el Talibán durante cinco años luego de abandonar su puesto en Afganistán, se declaró culpable el lunes de deserción y por poner en riesgo a sus compañeros, cargos que lo podrían enviar a prisión por el resto de su vida.

"Entiendo lo que abandonar está en contra de la ley", dijo el sargento. Admitió que era culpable sin haber intentado primero negociar con los fiscales, por lo que su condena dependerá de un juez militar para finales del mes.

La declaración de culpabilidad marca un posible final a la historia altamente politizada de ocho años luego de que Bergdahl desapareció repentinamente en Afganistán.

El presidente Barack Obama lo llevó de regreso a Estados Unidos en 2014 en un intercambio por cinco prisioneros del Talibán que estaban en la prisión de Guantánamo, bajo el argumento de que Estados Unidos no abandona a sus elementos en el campo de batalla.

Los republicanos criticaron rotundamente a Obama. Donald Trump fue más allá durante su campaña presidencial de 2016, cuando en repetidas ocasiones llamó a Bergdahl un "traidor sucio y podrido" que merecía ser ejecutado por un pelotón de fusilamiento o ser lanzado de un avión sin paracaídas.

Bergdahl, de 31 años, dijo que abandonó su puesto remoto en 2009 con la intención de acudir a otros comandantes y llamar la atención sobre lo que vio como problemas en su unidad.

Dijo al juez, el coronel Jeffrey R. Nance que ahora entiende que sus acciones provocaron una búsqueda exhaustiva en la que algunos de sus compañeros resultaron gravemente heridos.

"En ese momento no tenía la intención de ocasionar un operativo de búsqueda y recuperación", dijo ante el tribunal. "Creí que se darían cuenta que no estaba ahí, pero no creí que sería una razón para buscar a uno en específico", agregó.

___

Drew está en: www.twitter.com/jonldrew