SAO PAULO (AP) — El ex director general de la petrolera estatal de Brasil, Petrobras, fue sentenciado el miércoles a 11 años en prisión como parte de una extensa pesquisa sobre corrupción que ha involucrado a muchos de los principales empresarios y líderes políticos del país.

El juez federal Sergio Moro falló que Aldemir Bendine era culpable por cargos de corrupción y lavado de dinero en relación con cerca de un millón de dólares en sobornos que fueron pagados por la constructora Odebrecht.

Moro dijo que Bendine había utilizado su influencia para ayudar de forma ilegal a la constructora entre 2014 y 2017. Fue arrestado en julio y es el único ex director general de Petrobras que se vio implicado en la investigación denominada “Autolavado”.

Bendine fue nombrado como director del segundo banco más grande de Brasil, el Banco do Brasil, en 2009 por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Seis años después, la expresidenta Dilma Rousseff lo nombró director general de Petrobras.