RIGA, Letonia (AP) — El Banco Central Europeo anunció el jueves que pondrá fin gradual a su programa de estímulo económico, que ha ayudado a los 19 países que utilizan el euro a recuperarse de la crisis financiera.

Luego de una reunión de los 25 miembros del consejo gobernante, el BCE anunció que la compra de bonos de su programa de estímulo se reducirá a 15.000 millones de euros (17.700 millones de dólares) al mes, de los actuales 30.000 millones de euros, a partir de octubre. A partir de ahí se disolverán por completo después de diciembre.

El banco también dijo que su tasa de interés no subirá hasta al menos el verano de 2019.

La decisión del banco se conoce un día después de que la Reserva Federal de Estados Unidos decidió aumentar por segunda ocasión en el año su tasa de referencia e indicó que habrá más incrementos. Conforme se recuperan sus economías, los bancos centrales retiran estímulos que comenzaron durante la crisis financiera mundial.

La gente pone atención al fin de la compra de bonos porque tendrá una gran variedad de efectos en los mercados y la economía. El programa de estímulo del BCE, que ha inyectado dinero nuevo al sistema financiero, ha reducido las tasas de interés de largo plazo a acreedores como gobiernos y compradores de bienes raíces, pero también ha reducido las ganancias de los ahorradores y complican el financiamiento de pensiones debido a las bajas ganancias que genera en las inversiones seguras.

El programa de estímulo también hizo subir las inversiones en acciones y bonos. Al acabar el estímulo y y permitir que las tenencias de bonos se reduzcan en un periodo de años, se revertirán esos efectos. Las inversiones más conservadoras serán relativamente más atractivas.

El euro tuvo una fuerte caída luego del anuncio del BCE. La moneda, compartida por 19 países, cayó de 1,1820 dólares a 1,1725 en cuestión de minutos tras el anuncio.