LONDRES (AP) — El representante de Irlanda para la Comisión Europea presionó el domingo a la primera ministra británica Theresa May para que cambie el curso en las negociaciones sobre la retirada del Reino Unido de la Unión Europea sobre el asunto de la frontera posterior al Brexit entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda para que las ahora estancadas conversaciones puedan avanzar.

Phil Hogan dijo que May podría resolver el problema de la frontera si retirara sus planes de sacar a Gran Bretaña de la unión aduanera y el mercado único de la UE cuando salga del bloque de 28 naciones en 2019.

De lo contrario, dijo Hogan a The Observer, el gobierno debería permitir a Irlanda del Norte permanecer en esas entidades para que no se requiera una separación fronteriza rígida porque no habría barreras comerciales ni necesidad de aduanas.

"Si el Reino Unido o Irlanda del Norte siguen en la unión aduanera de la UE, o mejor aún, en el mercado único, no habría un problema fronterizo", dijo. "Ese es un hecho simple".

El asunto de las fronteras irlandesas _ junto con la "cuenta de separación" que Gran Bretaña deberá pagar por dejar el bloque y los derechos de los ciudadanos de la UE afectados por el Brexit _ es un obstáculo clave que retrasa las negociaciones entre Londres y la UE. Los líderes del bloque no permitirán que las negociaciones avancen a áreas comerciales, más críticas, hasta que se haya logrado un "avance significativo" en esos asuntos.

El gobierno de May ha dicho que Gran Bretaña va a salir de la unión aduanera y el mercado único cuando se vaya de la UE. En ese momento, la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda se convertirá en una frontera entre Gran Bretaña y la UE y se necesitará un nuevo arreglo para monitorear el flujo de personas y productos.