AP NEWS
Related topics

Trump gana primarias en South Carolina; Clinton en Nevada

February 21, 2016

COLUMBIA, South Carolina, EE.UU. (AP) — Trump ganó las elecciones primarias de South Carolina el sábado, afianzándose más en el liderato de la contienda por la nominación presidencial del Partido Republicano en momentos en que ésta se mueve al sur. “Acabemos con esto”, exclamó el magnate entre los vítores de sus seguidores.

En el oeste, Hillary Clinton obtuvo una victoria crucial en las asambleas demócratas de Nevada, superando un repunte inesperadamente fuerte de Bernie Sanders y disminuyendo la ansiedad de algunos de sus partidarios. “Esta va por ustedes”, dijo Clinton en un entusiasta mitin de celebración en las Vegas en el que se deshizo en elogios para sus seguidores.

Los triunfos colocan a Clinton y Trump en posiciones antes de las elecciones del Súper Martes del 1 de marzo, una jornada que proporciona bastantes delegados. Pero South Carolina supuso el final para Jeb Bush, otrora favorito de la carrera republicana y miembro de una destacada familia de políticos, que se retiró de las primarias.

“Creo firmemente que el pueblo estadounidense debe confiar este cargo a alguien que comprenda que quien lo ocupa es un servidor, no el amo”, dijo Bush a sus seguidores en un emocionado discurso.

El fuerte resultado de Trump en South Carolina fue la segunda victoria seguida de Trump en las primarias republicanas y fortaleció su inesperada batalla por la nominación del partido. Ningún republicano en tiempos recientes ha ganado las primarias de New Hampshire y South Carolina y perdido después la nominación presidencial.

“No hay nada fácil en presentarse a presidente”, dijo Trump en su mitin de celebración. “Es duro, es agresivo, es cruel. Es despiadado. Es hermoso, cuando uno gana es hermoso”.

Marco Rubio adelantó por poco a Ted Cruz y se hizo con el segundo lugar en South Carolina, según los resultados completos pero no oficiales. Jeb Bush y otros precandidatos quedaron muy rezagados.

“Esto se ha convertido en una carrera a tres”, declaró Rubio.

Cruz replicó presentando su victoria en las asambleas de partido de Iowa como una prueba de que es el mejor posicionado para derrotar a Trump. Instó a los conservadores a unirse a su campaña, afirmando que “Somos el único candidato que ha ganado y puede ganar a Donald Trump”.

Para ambos partidos, la elección de 2016 ha puesto al descubierto la frustración de los votantes con la clase política dirigente y la influencia de grandes sumas de dinero en el sistema político. El estado de ánimo del público ha puesto de cabeza el orden político convencional, proporcionando a Sanders y Trump resquicios, mientras que ha complicado el camino de precandidatos más tradicionales.

El triunfo de Trump llega una semana después de que amenazó con demandar a un adversario, de que acusó al ex presidente George W. Bush de mentir sobre la guerra de Irak y de que incluso peleó con el papa Francisco en el tema de inmigración. Su victoria fue otra señal de que las reglas convencionales de política a menudo no aplican para el impetuoso multimillonario.

Trump fue respaldado por casi cuatro de cada 10 personas que están molestas con el gobierno federal, y por una tercera parte de quienes se sienten traicionados por políticos en el partido Republicano.

Para Cruz, incluso terminar en el segundo lugar en South Carolina sería algo decepcionante. El estado fue su primera prueba de si su costosa y sofisticada operación para motivar a la gente a votar podría llevarlo a vencer a Trump en un estado sureño, donde el electorado está cortado a la medida para el conservador senador de Texas.

Rubio aprovechó su resultado para presentarse como la alternativa tradicional a Trump y Cruz, a los que muchos líderes del partido republicano consideran inelegibles en las generales de noviembre.

South Carolina fue la decepción final para Bush, que hizo campaña con miembros de su familia familia, aún popular en el estado. Aunque en su momento se lo consideró como favorito a la candidatura republicana, los nuevos datos sobre recaudación de fondos conocidos el sábado mostraron que las donaciones a su comité de apoyo se habían estancado en su mayor parte.

También en liza seguían el gobernador de Ohio John Kasich, que tenía pocas expectativas en South Carolina y tiene la vista puesta en estados más moderados que votan en marzo. El neurocirujano retirado Ben Carson prometió seguir en la carrera pese a conseguir menos de un 10% de apoyos.

La abarrotada carrera republicana es un contraste con la lucha a dos en el Partido Demócrata. Clinton se ha convertido en la favorita de los que buscan un aspirante con experiencia política, mientras que Sanders atrae a los jóvenes y a los interesados en su llamada a la revolución política y económica.

Los resultados de Nevada subrayan la fuerza de Clinton entre los votantes negros, un electorado demócrata clave en las próximas primarias en South Carolina, así como en varios de los estados del Súper Martes. El voto hispano quedó dividido entre Sanders y Clinton.

Según encuestas a votantes, Clinton fue respaldada por una mayoría de mujeres, electores con estudios universitarios, por quienes tienen ingresos anuales superiores a 100.000 dólares, por moderados, por votantes de 45 años o más y por votantes no blancos. A Sanders le fue mejor con el voto de hombres, de menores de 45 años y entre votantes con menor nivel educativo y adquisitivo.

AP RADIO
Update hourly