LA HABANA (AP) — El presidente cubano Raúl Castro confirmó el jueves que dejará su cargo en abril, luego que previamente la Asamblea Nacional prorrogara su mandato más allá de febrero de 2018.

“Deseo ratificar lo ya expresado... acerca de limitar a dos términos de cinco años el ejercicio de los principales cargos de la nación”, expresó Castro ante los diputados reunidos en sesión plenaria, discurso que fue transmitido por la televisión estatal.

“En consecuencia, cuando la (nueva) Asamblea Nacional se constituya, el 19 de abril del próximo año, habrá concluido mi segundo y último mandato al frente del Estado y el Gobierno, y Cuba tendrá un nuevo presidente”, agregó.

Unas horas antes el parlamento cubano había anunciado su decisión de extender el mandato de ese mismo órgano legislativo por dos meses hasta el 19 de abril del 2018, pero no quedaba claro si Castro seguiría.

Asimismo, el mandatario se refirió a las tensiones financieras y las presiones que enfrenta la isla debido al déficit de combustible y las sanciones de Estados Unidos, que se han agudizado durante el gobierno del presidente Donald Trump.

“Hemos sido testigos de un serio e irracional deterioro en las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, dijo Castro, quien reiteró que el gobierno cubano no tiene ninguna responsabilidad en los supuestos problemas de salud sufridos por diplomáticos norteamericanos en la isla y de los que Washington lo acusa.

“La revolución cubana ha resistido el embate de 11 administraciones de los Estados Unidos de distinto signo y aquí estamos libres, soberanos e independientes”, expresó el mandatario.

Según la Constitución, Castro es el presidente del Consejo de Estado y hasta ahora se había informado que su gobierno debía cesar en febrero, precisamente cuando concluyera esta legislatura, dando lugar a la elección de un nuevo mandatario.

La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) acordó el jueves prolongar su periodo debido a las afectaciones provocadas en septiembre por el huracán Irma, que “impidió cumplir el cronograma electoral y obligó a posponer las fases posteriores del proceso”, según los medios de prensa estatales.

La Constitución establece que la Asamblea _o Legislatura_ se instala por cinco años y de ella emanan el Consejo de Estado, su presidente y vicepresidente.

La primera etapa del proceso comicial _las elecciones de consejos municipales_ se realizó en las semanas pasadas. Falta desarrollar las correspondientes a los delegados de la ANPP.

Sin embargo, el tiempo que la Legislatura permanece en funciones puede extenderse si hay guerra o circunstancias excepcionales, como se señaló ahora.

En este caso, el argumento fue el paso de Irma, el huracán más poderoso del que se tenga registro en el Atlántico, el cual tuvo un fuerte impacto económico en la isla. Las autoridades calcularon las pérdidas en 13.000 millones de pesos, aunque no precisaron la proporción del costo de las dos monedas que se usan en la isla: el CUC (equivalente al dólar) y el peso cubano propiamente dicho (24 por dólar).

Irma dejó 10 muertos en Cuba y destrozos en la infraestructura vial, eléctrica y turística, así como en viviendas y la agricultura.

La televisión cubana también dio cuenta del “dictamen” de la ANPP por el cual desde el 15 de diciembre el propio Consejo de Estado había solicitado extender el mandato de la actual Legislatura, pues debido a los daños de Irma se hacía imposible que la actual concluyera su mandato el 23 de febrero como estaba previsto para dar lugar a la sucesión.

La camarera Alicia González, de 49 años, se mostró de acuerdo con la medida.

“Están posponiendo la Asamblea por los reajustes (electorales) y pienso que Raúl debe quedarse un tiempo más y luego habrá cambios”, dijo a la AP.

Por su parte, María García, ama de casa de 50 años, no se mostró optimista.

“Para mí no va a cambiar nada”, afirmó. “Vamos a seguir viviendo igual, no le veo una perspectiva mejor. Todo va a seguir siendo igual”.

Raúl Castro, quien sucedió a su hermano Fidel en 2006, fue electo posteriormente y anunció en reiteradas ocasiones sus intenciones de no aceptar otra reelección, dando lugar a un proceso en el cual por primera vez en décadas el gobernante de la isla no llevaría el apellido Castro.

Expertos y observadores consideran que el hombre que sucedería a Raúl Castro es el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel.

Durante la sesión plenaria del Parlamento, las autoridades informaron además que la economía de Cuba creció un 1,6% en 2017, una cifra modesta pero positiva en comparación con el año anterior, cuando decreció 0,9%, el primer comportamiento negativo en dos décadas. Entre los sectores más dinámicos se encuentran el turismo y las comunicaciones.

Paralelamente, el vicepresidente Marino Murillo, quien supervisa los temas económicos en el país, indicó que se aplicarán nuevas medidas de control sobre el trabajo en forma independiente al Estado, que ya fue limitado a mediados de este año y constituía una de las reformas más destacadas del gobierno de Castro.

Murillo informó que por ahora no se aprobarán más cooperativas no agropecuarias, que éstas tendrán alcance provincial, y se limitarán los rangos mínimos y máximos de los ingresos de sus miembros para evitar empresas privadas encubiertas.

Asimismo se unificarán rubros autorizados, como el caso de manicuras y peluqueros, que pasarán a llamarse servicios de belleza. De los 201 la lista quedará constituida por 122, y se regularán los bares que hoy operan con licencias de otras actividades gastronómicas.

Por su parte, Castro aseguró que no se retrocederá en materia de la apertura limitada, pero advirtió que espera que “los cambios en esta esfera se implementen bien”.

____

Andrea Rodríguez está en Twitter como: https://twitter.com/ARodriguezAP