AKOBO, Sudán del Sur (AP) — La ONU denunció el jueves que la violencia contra los trabajadores de ayuda humanitaria en Sudán del Sur alcanzó un récord el año pasado con 28 muertos.

Precisó que casi la mitad de los 1.159 incidentes de acceso humanitario denunciados el año pasado por los organismos de ayuda incluyeron actos de violencia como asesinatos, saqueos y amenazas.

La oficina humanitaria de la ONU alertó que esta tendencia es "indicativa de tiempos cada vez más difíciles para los trabajadores humanitarios en el país".

Dijo que la tendencia continúa incluso después de que el presidente Salva Kiir ordenara en noviembre que los grupos de ayuda podrían moverse con toda libertad por el país.

La guerra civil de Sudán del Sur, ahora en su quinto año, ha matado a decenas de miles de personas y ha sumido en la hambruna a varias partes del país africano. Dos millones de personas han huido del país.

Sudán del Sur es considerado el lugar más peligroso del mundo para los trabajadores de ayuda humanitaria, con al menos 95 muertos desde que comenzó el conflicto.