WASHINGTON (AP) — El día en que el director del FBI James Comey defendió ante el Congreso la decisión de esa agencia sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton, dos agentes del FBI intercambiaron mensajes en los que expresaban su admiración por la destreza verbal de su jefe y se burlaban de los legisladores que lo interrogaban.

El Congreso, escribió la abogada del FBI Lisa Page, “es totalmente inútil”. “Menos que inútil”, respondió Peter Strzok, veterano agente de contrainteligencia del FBI asignado a la investigación de Clinton. “Totalmente despreciable”.

La evaluación que hicieron los agentes de Comey, quien sobrellevó un interrogatorio de horas sobre su decisión de no encausar a Clinton por haber usado un servidor privado en correos oficiales siendo secretaria de estado, era sin duda halagadora.

“Mi Dios, es TAN bueno”, dijo Strzok. “Lo sé”, respondió Page. “Brillante orador. Brillante síntesis de los hechos”.

El intercambio es parte de las 384 páginas de mensajes de texto que se enviaron Page y Strzok entregadas por el Departamento de Justicia al Congreso y que han sido revisadas por la Associated Press. Los menajes, parte de una investigación del manejo de la pesquisa sobre los correos de Clinton, son más notables por el tono desdeñoso con que se refieren al presidente Donald Trump, que hizo que Strzok fuese asignado a otras tareas por el fiscal especial Robert Mueller. Pero también incluyen una franca conversación sobre una cantidad de asuntos y figuras públicas, incluidos Edward Snowden, Julian Assange y una batalla legal sobre la codificación del contenido con Apple, además de comentarios sobre sus colegas y sus futuros en el FBI.

El diálogo sobre Comey es particularmente llamativo porque contradice la versión de la Casa Blanca de que el FBI estaba “destrozado” y que un “sinnúmero” de agentes se habían quejado de su director. Encuestas entre empleados difundidas el año pasado revelaron que el personal del FBI le daba altas calificaciones a Comey. Y correos electrónicos distribuidos esta semana por el blog Lawfare señalan que la noticia del despido de Comey había generado comentarios como “profunda tristeza” y “difícil de comprender”. Su destitución del 9 de mayo está siendo investigada por Mueller ante la posibilidad de que haya constituido una obstrucción a la justicia.

Los textos causaron conmoción al salir a la luz en diciembre, dando pie a los republicanos para que dijesen que el FBI y el Departamento de Justicia estaban prejuiciados y que Trump afirmase que Strzok había cometido un acto de “traición”. El abogado del agente dijo que esa afirmación de Trump era “más que imprudente”. Trump respondió a las últimas revelaciones diciendo el miércoles que los comentarios de los agentes eran “explosivos”, pero no estaba claro a qué se refería exactamente.

Strzok fue marginado del grupo de Mueller al salir a la luz los mensajes. Page había dejado el equipo antes de que circulasen los mensajes.

No hay dudas de que Strzok y Page se oponían fervientemente a la candidatura de Trump. Al hablar de una posible presidencia del magnate usaron expresiones como “idiota”, “repugnante”, “una amenaza” y “desastre” para describirlo.

En una ocasión Strzok habló en tono muy subido de los “(insulto) rusos tramposos”.