AP NEWS
Related topics

Escuela paquistaní reabre tras masacre de talibanes

January 12, 2015

PESHAWAR, Pakistán (AP) — Niños paquistaníes y sus padres regresaron el lunes a la escuela donde hombres armados talibanes mataron a 150 de sus compañeros de aula y maestros, con las chaquetas verdes de sus uniformes, los recipientes de Superman con el almuerzo y las manos aferradas con fuerza a las de sus progenitores como símbolo de perseverancia a pesar del horror que padecieron.

Pakistán se ha recuperado del ataque terrorista 16 de diciembre en Peshawar — uno de los peores que ha vivido el país. La violencia perpetrada por siente insurgentes talibanes puso en duda si el país podrá terminar con una insurgencia tenaz que mata y mutila a miles de personas cada año. La masacre horrorizó también a los padres de todo el país y llevó a los funcionarios a imponer una seguridad más estricta en las escuelas.

Para padres como Abid Ali Shah, prepararse para ir a la escuela fue especialmente doloroso. Su esposa era maestra en el centro y falleció en el ataque. Sus dos hijos estudiaban en ese centro. El más joven recibió un disparo en la cabeza pero sobrevivió luego de que los insurgentes creyesen que estaba muerto. El lunes por la mañana llegaban tarde al colegio tras lidiar con unos preparativos de los que antes se ocupaba su mujer.

“El vacío en mi vida es cada vez mayor. Echo de menos a mi esposa”, dijo Shah.

Su hijo mayor, Sitwat Ali Shah, dijo que había podido controlar sus emociones. No fue hasta que su hermano rompió a llorar, cuando él también lo hizo.

Se espera que la escuela celebre una ceremonia más tarde el lunes, pero las clases no se retomarán hasta finales de semana.

Hubo fuertes medidas de seguridad, parte de una iniciativa nacional para mejorar las medidas de protección en los centros como consecuencia del ataque. Los medios y los coches se mantuvieron a cientos de metros (yardas) de distancia de la escuela. El jefe del Ejército de Pakistán, el general Raheel Sharif, estaba dentro del centro para saludar a los estudiantes, dijo un portavoz militar en Twitter.

Para muchos, acudir al colegio el lunes por la mañana fue un acto de Resistencia y una prueba de que no se intimidan frente a las amenazas de los talibanes de que atacarán de nuevo.

Andleeb Aftab, profesora de la Escuela Pública Militar, perdió a su hijo Huzaifa, que estudiaba décimo grado, en la masacre. Llegó vistiendo un vestido negro y un pañuelo en la cabeza del mismo color y se dirigió con rapidez al centro, el último lugar en el que vio a su hijo con vida.

“He venido porque los otros niños son también mis niños”, dijo. “Voy a terminar los sueños de mi hijo, los sueños que yo tenía para él, enseñando a otros estudiantes. Elegí volver al colegio en lugar de sentarme en casa y seguir llorando”.

AP RADIO
Update hourly