BOGOTA, Colombia (AP) — Las autoridades anunciaron el martes el levantamiento del paro cívico en el departamento caribeño de La Guajira, que se había iniciado la víspera por la escasez de agua y alimentos, entre otros motivos.

"A la medianoche llegamos a un principio de acuerdo con el comité del paro cívico de La Guajira" para levantar la huelga, explicó por teléfono a The Associated Press José María Ballesteros, gobernador del departamento.

Agregó que en principio se acordó que habrá reuniones a partir del 20 de agosto con funcionarios del gobierno central para tratar de buscar una solución a los problemas del departamento, como la escasez de agua potable y acueductos en la mayoría de sus municipios.

La Guajira tiene un poco más de 800.000 habitantes.

El coronel Alejandro Calderón, comandante de la policía en La Guajira, reportó por teléfono completa normalidad en el departamento. Dijo que el comercio y los centros educativos reabrieron sus puertas y que el transporte operaba sin inconvenientes.

La víspera hubo algunos disturbios y 13 personas fueron detenidas.

En tanto, Felipe Rodríguez, presidente del Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira, calificó de satisfactoria la jornada de protesta y también la decisión de levantar el paro.

Las personas que fueron detenidas por los disturbios del lunes, enfatizó Rodríguez, fueron dejadas en libertad. "El primer punto de este preacuerdo fue la no judicialización de los detenidos y se cumplió y los dejaron en libertad".

Además del abandono del gobierno central, la situación de La Guajira se ha complicado por la sequía que desde hace meses azota al departamento y ha afectado a los sectores agrícola y ganadero. Hace nueve meses no llueve en la región y durante ese tiempo, según las autoridades, han muerto 23.000 cabezas de ganado.

La escasez de agua y de alimentos, según la Defensoría del Pueblo, ha ocasionado la muerte por desnutrición de al menos 15 niños en lo que va del año.