LONDRES (AP) — Gran Bretaña se disculpó el martes con 18 residentes británicos procedentes del Caribe que fueron deportados erróneamente o detenidos por no poder presentar documentos que prueben su derecho a vivir en el país.

El secretario del Interior, Sajid Javid, consideró que la forma en que se les trató fue "completamente inaceptable" y le dio una disculpa personal. Aseguró que los afectados recibirán "el apoyo y la compensación que se merecen".

El gobierno ha revisado casi 12.000 casos de inmigración después de que se informara que a algunas personas nacidas en el Caribe y que han vivido en Gran Bretaña desde hace décadas se les había negado vivienda, trabajo o tratamiento médico porque no podían probar su estatus de residencia.

El trato sufrido por la llamada "generación Windrush" causó una indignación generalizada en Gran Bretaña.

El Ministerio del Interior dijo que los casos más graves incluyen a 11 personas que fueron expulsadas erróneamente del país y otras siete que fueron detenidas pero sin ser deportadas.

Javid indicó que estas 18 personas eran las "más propensas a sufrir perjuicios". El gobierno dijo que encontró otros 146 casos de inmigrantes del Caribe que fueron detenidos o deportados, pero añadió que "el grado de perjuicio sufrido varió considerablemente".

Los afectados son conocidos como la "generación Windrush" por el nombre del barco Empire Windrush, que en 1948 trajo a cientos de inmigrantes caribeños a una Gran Bretaña que necesitaba enfermeras, trabajadores ferroviarios y otros para ayudar a reconstruirlo después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial.

Ellos y otros inmigrantes de la Commonwealth que llegaron a Gran Bretaña antes de 1973 tenían el derecho automático de establecerse en el Reino Unido, pero algunos se han topado con nuevas normas que exigen que los empleadores y los médicos verifiquen el estatus migratorio de las personas.

El gobierno conservador introdujo los controles como parte de su objetivo de hacer del Reino Unido un "entorno hostil" para la inmigración ilegal.

El secretario Javid, cuyos padres llegaron a Gran Bretaña de Pakistán, ha retirado la etiqueta de "entorno hostil" y está revisando los procedimientos de inmigración.

"Debemos hacer todo lo posible para asegurarnos de que nada de esto vuelva a ocurrir, por lo que he pedido a un asesor independiente que estudie las lecciones que podemos aprender de Windrush", dijo.

El legislador del Partido Laborista David Lammy dijo que la disculpa era "una gota en el océano" y que el gobierno aún no había revelado el número total de personas afectadas. Tuiteó que "la disculpa es como lágrimas de cocodrilo y un insulto a la gente a la que todavía no se le ha dado un subsidio por pobreza, que se han quedado sin trabajo, sin hogar e incapaces de comprar comida".