WASHINGTON (AP) — Los programas de ahorros para la jubilación en Estados Unidos conocidos como 401(k) no se verán alterados en la reforma fiscal que está siendo debatida en el Congreso, prometió el lunes el presidente Donald Trump.

En un tuit, el mandatario aseguró que esos programas, en que empleados pueden ahorrar para su retiro sin tener que pagar impuestos y con contribuciones del empleador, permanecerán intactos.

“¡Este ha sido un programa sumamente popular entre la clase media, es un programa que funciona, y se queda donde está!” tuiteó el presidente.

Trump parecía estar respondiendo a un reporte reciente en The New York Times de que los republicanos están considerando recortes al programa 401(k).

Afirmó el presidente en su tuit: "NO HABRÁ NINGÚN CAMBIO en el 401(k)".

Los republicanos en la Cámara de Representantes están tratando de aprobar un presupuesto esta semana a fin de allanar el camino para una reforma fiscal. Trump advirtió el domingo que aprobar la reforma fiscal es indispensable para ganar las elecciones legislativas del 2018.

En una teleconferencia, el mandatario imploró a los representantes republicanos a aprobar rápidamente el presupuesto aprobado la semana pasada por el Senado para así poder aprobar lo que según él, serán unos históricos recortes de impuestos.

Según asistentes a la teleconferencia que pidieron permanecer anónimos, Trump le dijo a los legisladores que están a punto de lograr una hazaña histórica.

Otra fuente dijo que Trump reiteró varias veces que si el presupuesto no es aprobado, el Partido Republicano lo pagará carpo en las urnas el año que viene. La propuesta de Trump reduciría los impuestos a las corporaciones a 20% y duplicaría la exención estándar usada por la mayoría de los estadounidenses. El mandatario reiteró varias veces que aprobar su plan sería lo correcto para el país.

El plan presupuestario aprobado por el Congreso la semana pasada incluye normas que le permitirán a los republicanos aprobar la medida sin votos de los demócratas, y sin la posibilidad de que los demócratas bloqueen el procedimiento. Los republicanos en la cámara baja dijeron el viernes que simplemente aceptarán el plan del Senado a fin de evitar demoras.

Los republicanos ansían aprobar algo en el Congreso, pues no han tenido ni una sola victoria legislativa a pesar de controlar la presidencia y ambas cámaras del legislativo. Su máxima prioridad sigue siendo revocar la reforma del sistema de salud aprobada por el gobierno anterior. Si la reforma fiscal no es aprobada, muchos republicanos temen que estallará una rebelión a lo interno de sus filas.

___

Contribuyó a esta nota la corresponsal de The Associated Press Erica Werner.