LOS ANGELES (AP) — Los estudiantes que sean sorprendidos portándose mal serán enviados a la oficina del director en lugar de a una corte judicial, parte de las amplias reformas a las políticas de disciplina en las escuelas de Los Ángeles, informó el segundo distrito escolar más grande de Estados Unidos.

Los policías de distrito no arrestarán ni citarán a estudiantes por ofensas menores, sino que los enviarán con administradores o consejeros.

Las nuevas políticas incluyen infracciones como poseer alcohol, tabaco y menos de 28 gramos (una onza) de marihuana, así como la mayoría de los pleitos en el patio escolar.

Los educadores y activistas dicen que los cambios ya han sido implementados para el actual año académico y evitarán que los estudiantes, en especial los de las minorías, se vean enredados en el sistema de justicia penal.

El cambio aplicado por el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles representa la retractación más reciente a las duras penas impuestas bajo las políticas de "cero tolerancia".