EL CAIRO (AP) — Las fuerzas de seguridad egipcias mataron a 53 milicianos desde el inicio de una masiva operación de seguridad, principalmente en la Península de Sinaí, epicentro de una insurgencia islámica que tiene muchos años, dijeron las fuerzas armadas el jueves.

El portavoz, coronel Tamer el-Rifaai, dijo que las fuerzas también arrestaron a cinco extremistas y otras 680 personas, incluyendo "elementos criminales" y personas sospechosas de apoyar a los milicianos. Habló en una conferencia de prensa acompañado de militares de alto rango y funcionarios del ministerio del Interior.

El-Rifaai también dijo que las fuerzas hallaron y destruyeron cientos de escondites de insurgentes, blancos y explosivos.

El total de muertos no pudo ser verificado de manera independiente porque los periodistas e investigadores independientes no tienen acceso a la turbulenta región del Sinaí, en el norte de Egipto

La campaña masiva de seguridad que comenzó el viernes cubre el norte y centro del Sinaí y partes del Delta del Nilo, en Egipto, y el Desierto Occidental, colindante con la porosa frontera con Libia, que las autoridades dicen es usada por extremistas islámicos y contrabandistas como ruta hacia el país. En la operación participaron fuerzas de aire, mar y tierra. Las autoridades no dijeron cuánto tiempo durará la campaña.

Horas antes, el jueves, el ejército dijo que sus ataques aéreos destruyeron 10 camionetas SUV con armas y municiones.

Durante años, Egipto ha tenido problemas para contener a la insurgencia concentrada en el Sinaí, encabezada por una banda afiliada al grupo Estado Islámico. Los ataques extremistas generalmente han vuelto a ocurrir desde el 2013, cuando el presidente electo e islamista Mohammed Morsi fue depuesto por militares, tras protestas masivas en contra de su divisivo gobierno de un año. La violencia también se ha expandido al territorio continental.