SAN FRANCISCO (AP) — Después de casi una década de construcción, San Francisco inauguró una terminal de tránsito de 2.200 millones de dólares que abarca tres cuadras de la ciudad.

Conocida como la “Grand Central del Oeste”, se espera que el nuevo centro de tránsito Salesforce, cerca del corazón de la ciudad, reciba a unos 100.000 pasajeros cada día entre semana y con hasta 45 millones de personas al año.

Cubierta con onduladas láminas blancas de metal, la terminal de cinco plantas incluye una estación de autobuses, una imponente entrada central iluminada y un parque en la azotea con un anfiteatro al aire libre.

El diario San Francisco Chronicle reportó que el complejo se retrasó en la licitación de los contratos y los contratos ganadores resultaron más elevados de lo anticipado. El costo de la terminal ascendió de 1.600 millones de dólares al inicio de su construcción en 2010 a más de 2.000 millones de dólares para 2016 debido a lo que un analista calificó de “conjeturas optimistas”, según la publicación.

El proyecto, una imponente estructura en el barrio South of Market, se financió con venta de tierras, estímulos federales, cuotas e impuestos distritales, peajes de puentes, y fondos federales y estatales.

Hace unos días, el parque estaba lleno de residentes y turistas que disfrutaban un día soleado para hacer picnic.

“Creo que será como el High Line en Nueva York”, dijo Lissa Gould, de 65 años, quien lo comparó con el parque de 2,4 kilómetros (1,5 millas) de Nueva York que fue construido sobre una vía elevada en desuso.

Otros pregonaron la terminal como la Grand Central del oeste de Estados Unidos, una referencia a la famosa terminal Grand Central de Nueva York inaugurada en 1913. Por esa estación de trenes todavía pasan 750.000 visitantes diarios y ha sido escenario de varias películas reconocidas.

En la terminal de San Francisco todavía faltan por terminarse restaurantes, tiendas y un teleférico. También hay planes para una estación de trenes subterránea con tres plataformas y, eventualmente, conexiones a una vía de trenes de alta velocidad que se construye en el valle central de California.