GUATEMALA (AP) — El Programa Mundial de Alimentos y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura informaron que Centroamérica ha sufrido pérdidas significativas debido a la sequía y recomendaron la priorización de recursos para enfrentar el problema.

"Consideramos muy preocupante el impacto que la canícula prolongada está teniendo en la seguridad alimentaria y nutricional en algunas zonas de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Es muy importante priorizar recursos internos y externos para abordar esta situación que está afectando a millones de personas muy vulnerables", expresaron en un boletín de prensa en conjunto.

Dijeron que la prolongación de la canícula y un posible desarrollo del efecto climatológico El Niño afectan la región que ha tenido pérdidas agropecuarias "significativas", según los sistemas de información geoespacial.

"Las pérdidas agrícolas se refieren mayormente a maíz y frijol. Respecto a las pérdidas pecuarias, hasta el momento se reportan pérdidas de peso en los hatos ganaderos. Aunado a estas pérdidas, preocupa la inseguridad alimentaria que ya se experimenta en la región y que - de no tomar medidas - podría agudizarse hacía 2015", dijeron.

Tanto gobiernos locales como organismos internacionales monitorean de cerca la situación, para establecer planes de acción para dar respuesta a la crisis generada por la sequía.

En El Salvador las zonas más afectadas han sido la zona Oriental y Paracentral, donde los productores que perdieron sus cosechas en un 100% a causa de la sequía, según el Ministerio de Agricultura y Ganadería de aquel país.

En Guatemala, unas 170.000 familias perdieron casi el total de sus cosechas debido a la sequía. El gobierno asegura el costo para paliar la situación será por unos 64 millones de dólares.