AP NEWS
Related topics

Festival de Toronto presenta retratos realistas de hoy

September 5, 2018
1 of 4

En esta imagen difundida por Twentieth Century Fox, Viola Davis, a la izquierda, y Cynthia Erivo en una escena de "Widows". (Merrick Morton/Twentieth Century Fox vía AP)

NUEVA YORK (AP) — El Festival Internacional de Cine de Toronto es un abrumador ómnibus de cinéfilos que cada año, mediante una arremetida de aspirantes a Oscar y espectáculos cinemáticos, refleja el mundo que nos rodea. Pero más que nunca, este año irradia una actualidad urgente tanto en la pantalla como fuera de ella.

Como ejemplo está “Widows” de Steve McQueen, que tendrá su estreno mundial en Toronto. La primera película de McQueen desde su ganadora del Oscar “12 Years a Slave” tiene los parámetros de una cinta de género: es sobre un grupo de mujeres recién enviudadas que buscan sacar adelante un robo que sus maridos planeaban perpetrar antes de morir en un enfrentamiento con la policía. Pero estudia expansivamente las fallas geológicas de los prejuicios raciales y de género en el violento panorama de la política de Chicago. McQueen dice que es una película de actualidad.

“Para mí, este filme era importante porque es sobre interrogantes planteadas ahora, son escenas que están sucediendo hoy. Sí, es dentro del género de una película de ladrones, pero dentro de eso quise plantear preguntas políticas muy importantes, y de eso se trata. Las elecciones, el voto. No se puede confiar en nadie”, dijo McQueen. “Pero al mismo tiempo, ¿cómo navegamos como individuos por este pozo negro de la política y la corrupción? ¿Cómo podemos ser valientes? Las pequeñas victorias a veces llevan a victorias más grandes, pero todo lo que tenemos ahora son pequeñas victorias”.

La 43ra edición del Festival Internacional de Cine de Toronto comienza el jueves con el estreno de la épica de David Mackenzie sobre Roberto I de Escocia “Outlaw King”, una de las ocho cintas originales de Netflix en el evento. Entre las 343 películas que se proyectarán en los próximos 10 días, unas investigan la democracia ante el terrorismo de supremacistas blancos (“22 July” de Paul Greengrass), otras husmean en la intimidad de la tragedia de la brutalidad policial (“If Beale Street Could Talk” de Barry Jenkins, “The Hate U Give” de George Tillman Jr.) y otras confrontan directamente la era de Donald Trump (“Fahrenheit 11/9” de Michael Moore, o el documental de Errol Morris sobre Steve Bannon “American Dharma”).

“Si ves el programa, diría que el cine está vivito y coleando y más comprometido que nunca con el mundo que lo rodea”, dijo Cameron Bailey, copresidente del festival. “Encuentras cineastas que realmente están escarbando en la vida contemporánea, la política, los conflictos sociales a nuestro alrededor”.

Ese compromiso incluye también al propio festival. Toronto tendrá un evento de mujeres como parte de los esfuerzos por mejorar la igualdad de género en la industria del cine. También está diversificando el cuerpo de medios de prensa, invitando y cubriendo los costos de unos 180 periodistas de grupos infrarrepresentados: cronistas mujeres, de minorías y LGBTQ.

Toronto, donde por años Harvey Weinstein recorría con regularidad la alfombra roja y donde Louis C.K. estrenó el año pasado su ahora ridiculizada (y desde entonces enterrada) “I Love You, Daddy”, también está haciendo su código de conducta más visible. Y las películas dirigidas por mujeres representan el 36% del programa este año, su porcentaje más alto.

“La industria del cine cambia cuando nosotros implementamos cambios. Creo que muchos de nosotros tenemos la capacidad y el poder de hacer cambios y tenemos que aprovechar eso”, dijo Bailey. “Estamos buscando con más ahínco. Nos estamos esforzando más por encontrar películas maravillosas de mujeres, pero están allá afuera”.

Entre los muchos hallazgos se encuentran las nuevas cintas de Claire Denis (“High Life”, con Robert Pattinson), Marielle Heller (“Can You Ever Forgive Me?” con Melissa McCarthy) y Rashida Jones (“Quincy”). Y algunos de los estrenos más prominentes son protagonizados por actrices que incluyen a Viola Davis (“Widows”), Nicole Kidman (“Destroyer”), Julia Roberts (“Homecoming”) y Natalie Portman (“Vox Lux”).

“Se siente como que hay mucho contenido motivado por las mujeres y eso es maravilloso. Estoy feliz de pararme y celebrar por un momento. Pero como dice mi papá en la película, tenemos mucho trabajo por delante”, dijo Jones, cuyo documental es sobre su padre, el ícono de la música Quincy Jones. “Así que celebremos por un segundo y volvamos a poner manos a la obra y asegurémonos de no sentirnos demasiado complacidas por haber arreglado las cosas, porque aún queda mucho por hacer”.

Gran parte de la atención en el Festival de Cine de Toronto girará en torno de las películas que fueron vitoreadas la semana pasada en el Festival de Venecia, como “Roma” del mexicno Alfonso Cuarón, “First Man” de Damien Chazelle y “A Star Is Born” de Bradley Cooper. El modo en que las potenciales aspirantes al Premio de la Academia resuenen entre el público más amplio y el contingente de medios más masivo en la plataforma de lanzamiento de Toronto dirá mucho de sus posibilidades de Oscar. A esta mezcla se sumarán el drama de Felix Van Groeningen sobre adicción “Beautiful Boy”, con Steve Carell y Timothee Chalamet, y el muy esperado documental de Moore sobre Trump.

Moore cree que su filme, que examina los caminos que llevaron a lo que considera un momento tremendamente peligroso para Estados Unidos, conectará con la audiencia más que cualquiera de sus documentales previos.

“Tuvimos suerte de que estuviera listo antes de las elecciones de mitad de legislatura. Nunca he creído que uno deba sacar una película hasta que esté lista”, dijo Moore. “Creo que con esta película la gente no va a poder siquiera ir a dormir por la noche”.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.

AP RADIO
Update hourly