AP NEWS
Related topics

La ultraderecha gana apoyo en elección regional en España

December 3, 2018

EN esta foto del 2 de diciembre de 2018, seguidores del partido ultraderechista español Vox en Sevilla, España, festejan los resultados de las elecciones regionales andaluzas en Andalucía, en las que obtuvieron 12 bancas. (AP Foto/Gogo Lobato)

MADRID (AP) — Un partido ultraderechista obtuvo un importante avance en una elección regional en España: un fuerte revés para el gobernante Partido Socialista, al que pertenece el presidente de gobierno Pedro Sánchez, quien declaró que defenderá la democracia del miedo.

El partido antiinmigrante, antifeminista y euroescéptico Vox logró el domingo 12 escaños en el Parlamento regional de 109 miembros en Andalucía, la región más poblada de España y bastión socialista desde hace 36 años.

El Vox, fundado hace cuatro años y que no había ganado bancas en España, podría tener en sus manos la llave del futuro gobierno andaluz y expulsar a los socialistas si forma alianza con los partidos centroderechista y conservador para alcanzar una mayoría de 59 escaños.

Los dirigentes de éstos iniciaron conversaciones el lunes para formar un gobierno regional y ambos partidos dijeron que tendrán contacto con Vox.

La sorpresiva victoria _ya que las encuestas más favorables daban a Vox apenas cinco bancas_ reforzó la estrategia del partido de dejar su huella en la política nacional y en las elecciones europeas del año próximo. También es un revés para quienes creían que el recuerdo amargo de la dictadura franquista y el consenso sobre los beneficios de la Unión Europea habían vacunado al país contra la ola populista en auge en Europa.

La dirigente ultraderechista francesa Marine Le Pen fue una de las primeras en felicitar a Vox y su dirigente nacional Santiago Abascal por lo que calificó de “resultado muy significativo para un movimiento joven y dinámico”.

En contraste, Sánchez tuiteó el lunes que “Mi Gobierno seguirá impulsando un proyecto regenerador y europeísta para España”. Añadió que “Los resultados en Andalucía refuerzan nuestro compromiso de defender la #Constitución y la #Democracia frente al miedo”.

Los socialistas obtuvieron apenas 33 bancas, comparado con 47 en 2015 y lejos de la mayoría de 55 necesaria para gobernar, aunque tuvieran el apoyo de Adelante Andalucía, la filial local del partido antisistema Podemos, que obtuvo 17 bancas.

El conservador Partido Popular obtuvo 26 bancas y el Ciudadanos de centroderecha duplicó con creces su presencia al ganar 21.

Según algunos analistas, una alianza de la derecha con la ultraderecha podría resultar contraproducente en vista de las elecciones locales, regionales y europeas del año próximo y una elección general que podría ser convocada en cualquier momento antes de 2020.

Es el límite del período de Sánchez, que derribó al presidente conservador Mariano Rajoy en junio con un voto de retiro de confianza. Sánchez preside el gobierno más débil en 40 años de democracia y crecen las conjeturas de que convocaría a una elección anticipada.

La presidenta interina de Andalucía, Susana Díaz, atribuyó la falta de apoyo a los socialistas a la alta tasa de abstención, interpretada como un castigo de los votantes tradicionales de la centroizquierda a los escándalos de corrupción en el partido.

“Quienes se quedaron en casa, que sepan que hemos entendido el mensaje y tomamos nota”, dijo Díaz y llamó a los demás partidos a erigir un “dique de contención de la extrema derecha en España”.

“Hago un llamamiento a las fuerzas políticas constitucionalistas para parar a la extrema derecha en Andalucía”, dijo Díaz. “Que digan si están dispuestos a que la mayoría parlamentaria la condicione un partido de extrema derecha”

Abascal, de 42 años, miembro de una familia que fue blanco de la milicia separatista ETA en su región vasca natal, festejó la victoria señalando que el apoyo provino de quienes “han visto que todas esas cosas que ellos sentían, que ellos decían y que ningún otro partido representaba, han empezado a ser dichas en la tribuna y los actos de Vox”.

Un manifiesto de Vox llama a limitar los poderes de las regiones autónomas, empezando por la educación y la salud y a despojar a Cataluña de su gobierno autónomo tras el intento de independizarse de España.

El partido aboga por proscribir a los partidos separatistas, reducir los impuestos, reformar las leyes sobre violencia doméstica, restringir el aborto y cerrar las puertas a los inmigrantes no autorizados.

AP RADIO
Update hourly