ATLANTA (AP) — Los universitarios que tienen permiso temporal de migración para permanecer en Estados Unidos tienen que seguir pagando matrículas universitarias como si fueran residentes de otros estados luego que una corte en Georgia dijo que las universidades en el estado no están obligadas a otorgarles la matrícula de residente, que es más económica.

Las universidades y colegios comunitarios de Georgia piden que los estudiantes comprueben que viven de manera “lícita” en Estados Unidos para que paguen matrículas como residentes del estado. La Junta de Regentes ha dicho que los estudiantes acogidos al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que aplaza su deportación, no cumplen con este requisito.

Un grupo de jóvenes inmigrantes que satisfacían todos los otros requerimientos y que han recibido el status temporal presentaron una petición en abril del 2016 en la corte superior del condado Fulton, pidiéndole a un juez que le ordenase al sistema de universidades del estado que les permitiese pagar la matrícula de residente.

Charles Kuck, abogado de los jóvenes inmigrantes, argumentó entonces que el Departamento de Seguridad Nacional ha dicho que los beneficiarios del programa tienen “presencia legal” en el país.

Los abogados del sistema universitario rechazaron el argumento, pero en enero, la jueza Gail Tusan falló de parte de los estudiantes y le ordenó al sistema de universidades que les permitiese pagar la matrícula de bajo costo si satisfacían los otros requerimientos. La implementación del fallo fue suspendida mientras el estadio apelaba.

El martes, la corte de apelaciones de George revirtió ese fallo.

La corte dijo en su opinión, el DACA no constituye una ley federal que designa a esos inmigrantes como “lícitamente presentes”. Kuck dijo que está decepcionado con la decisión de la corte y que los jóvenes planean apelar ante la Corte Suprema de Georgia.