NUEVA YORK (AP) — La National Rifle Association y ahora el estado de Florida enfrentaron un creciente rechazo el sábado, cuando varias compañías cortaron lazos con la industria armamentista después de la masacre escolar más reciente y los estudiantes supervivientes pidieron boicotear el turismo en su estado natal hasta que se promulguen medidas de control de armas.

Las últimas compañías en cortar lazos con la NRA fueron Delta y United Airlines, dos de las tres aerolíneas más grandes con sede en Estados Unidos.

Los vínculos corporativos con la NRA no son los únicos elementos que están siendo evaluados tras la masacre ocurrida en el Día de San Valentín en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida. Según la policía, un ex estudiante de 19 años entró al plantel y mató a 17 personas con un fusil de asalto AR-15. El sheriff del condado de Broward Scott Israel dijo que él está investigando alegatos de que algunos policías de Coral Springs vieron a varios agentes afuera de la escuela luego que comenzó el tiroteo.

El jueves, Scot Peterson, el agente de ayuda del plantel, renunció tras ser criticado por la Oficina del Sheriff de Broward por no ingresar a la escuela. El sheriff dijo a medios noticiosos que investigará alegatos de que otros agentes tampoco entraron al plantel.

El sábado, Delta y United dijeron que ya no ofrecerán descuento en sus tarifas a los miembros de la NRA cuando asistan a sus reuniones anuales, y ambas empresas pidieron a la organización pro-derecho a portar armas que elimine cualquier referencia a sus compañías de su sitio web.

Un número creciente de grandes empresas han anunciado que están cortando o reduciendo sus lazos con la NRA. La empresa de coches de alquiler Hertz ya no ofrecerá descuentos a los miembros de la NRA y el First National Bank of Omaha dijo que no renovará una tarjeta de crédito de marca compartida que tiene con la NRA. La mayoría de estas compañías tienen relaciones de promoción con organizaciones para fomentar la lealtad de clientes a los miembros de la NRA, y no reciben dinero directamente de la NRA.

Los anuncios se produjeron a medida que circulaban solicitudes en línea dirigidas a las empresas que ofrecen descuentos a los miembros de la NRA en sus sitios web. El hashtag BoycottNRA era tendencia en Twitter en Estados Unidos.