BRATISLAVA, Eslovaquia (AP) — El partido neonazi de Eslovaquia sufrió un duro golpe luego que su presidente no fue reelegido como mandatario de un gobierno regional.

Fue derrotado Marian Kotleba, jefe del Partido Popular de Nuestra Eslovaquia, que es abiertamente admirador del régimen sumiso a los nazis instaurado durante la Segunda Guerra Mundial. Sus militantes usan el saludo nazi, consideran a la OTAN un grupo terrorista, y quieren que el país se salga tanto de la OTAN como de la unión Europea.

Cuatro años atrás Kotleba causó conmoción al ganar como gobernador de la región de Banska Bystrica, en el centro del país.

Según la entidad electoral, el candidato independiente Jan Lunter ganó con 48,5% de los votos contra 23,2% de Kotleba.

En un fenómeno sin precedente, tanto los partidos oficialistas como los de la oposición accedieron a forjar una alianza a favor de Lunter, a fin de evitar una victoria de Kotleba.