SAO PAULO (AP) — El mando militar a cargo de la seguridad pública en Río de Janeiro dijo que se necesitan planes económicos y sociales para remediar las causas del aumento en la delincuencia en la ciudad brasileña.

El general Richard Fernandez Nunes fue nombrado secretario de Seguridad Pública el mes pasado, después de que el gobierno federal puso al ejército al mando de las fuerzas de seguridad de Río de Janeiro debido a un incremento en la delincuencia.

Fernandez dijo que la reducción de las confrontaciones armadas es uno de sus principales objetivos y agregó que planea poner fin a la “intensificación de la violencia” que plaga Río de Janeiro. Pero advirtió que los militares solos no podrán llevar paz a las comunidades plagadas por la violencia y consideró que también debe haber un diálogo.

El general hizo sus declaraciones en una entrevista publicada el domingo en el diario O Globo.

“La sociedad recurre a la violencia absurda para resolver problemas pequeños”, dijo Nunes. “Hay un clima de intolerancia donde los temas menores se enfrentan violentamente, muchas veces con consecuencias trágicas”.