LONDRES (AP) — Wayde Van Niekerk quizás quiso ser deferente con los anfitriones, así que se frenó lo suficiente para que un corredor británico pudiera rebasarlo en la meta de su eliminatoria de los 200 metros en el Mundial de atletismo.

Pero de todas formas, Daniel Talbot no pudo alcanzar al sudafricano de 25 años llamado a ser la nueva estrella del deporte ante el inminente retiro de Usain Bolt.

De ahora en adelante, Van Niekerk ya no podrá desacelerar la marcha en su intento por el doblete 200-400 esta semana en Londres. El velocista de Ciudad del Cabo superó sin apuros la primera ronda de los 200 el lunes, sonriendo con Talbot al cruzar la meta.

Van Niekerk estaba en plan de ahorrar energías, dado que el martes tendrá que disputar la final de los 400, distancia en la que el año pasado destrozó el record mundial de Michael Johnson en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, una plusmarca que había estado vigente desde el Mundial de Sevilla 1999. Después de ello, le tocará correr la semifinal de los 200 el miércoles y la final al día siguiente.

Los 200 estrenarán nuevo campeón. Sin Bolt, la distancia está para cualquiera por primera vez desde que Tyson Gay superó al caribeño en el Mundial de 2007, en la ciudad japonesa de Osaka. Entonces, Bolt apenas despuntaba.

Bolt no se anotó para los 200 en Londres, con lo que se pone fin a una seguidilla de cuatro títulos seguidos en la prueba que más le gustaba.

Fue algo que planificó de antemano. Pero su derrota ante Justin Gatlin —en la final de los 100 el pasado sábado, para quedarse con un bronce— no estaba en su libreto. Su despedida definitiva será el sábado, cuando compita en el relevo 4x100.

Su ausencia abre las puertas a los demás, con Van Niekerk al frente y el jamaiquino Johan Blake y el estadounidense Isiah Young como sus principales rivales.

“Los 200 se van a poner interesantes, hay mucha gente que viene subiendo”, dijo el panameño Alonso Edward, el subcampeón de la distancia en el Mundial de Berlín 2009. “Antes, todo el mundo sabía que Bolt era la figura principal, ya lastimosamente no estará y ahora nadie sabe quién va a ganarlos aquí y en los próximos Juegos”.

Edward fue el líder de la clasificación de la Liga Diamante en 2016, pero esta temporada se vio truncada por lesiones en los tobillos, la espalda y el isquiotibial derecho. El lunes, no pudo sortear la primera ronda.

Pero Edward, de 27 años, confía que estará en la pugna de títulos más adelante — “aunque no lo crean”.

“Cualquiera puede tomar ese puesto de ahora en adelante. En estos últimos años, hemos estado entre los mejores del mundo”, sostuvo. El panorama estará más abierto para todos. Tengo que estar al ciento por ciento y, sin ningún tipo de lesión, yo mismo tomaría ese puesto. Mejor que se apuren, que vengo yo con fuerza”.