INDIANAPOLIS (AP) — Una jueza federal prohibió de manera permanente que Indiana siga usando una orden emitida por el vicepresidente Mike Pence cuando era gobernador para obstaculizar el asentamiento de refugiados sirios en el estado.

La jueza federal de distrito Tonya Walton Pratt aprobó la opinión el martes, prohibiendo permanentemente que Indiana retenga pagos autorizados al programa Exodus Refugee Immigration, con sede en Indianápolis, que asienta a refugiados en el estado.

En noviembre del 2015, alegando temores de terrorismo, Pence emitió una orden que prohibía a las agencias estatales realizar pagos para ayudar en la reubicación de sirios en Indiana.

La Unión Americana de Libertades Civiles en Indiana demandó al estado, argumentando que la orden de Pence se enfocaba de manera ilegal en los sirios en base a su nacionalidad y violaba la constitución y leyes federales.

Pratt bloqueó temporalmente la orden de Pence en febrero del 2016 porque “claramente discrimina” a los refugiados sirios.

Una corte federal de apelaciones ratificó el fallo de Pratt en octubre del 2016.