AP NEWS
Related topics

Critican, elogian a EE.UU por infiltración en Cuba

August 5, 2014

SAN JOSE. Costa Rica (AP) — El costarricense Fernando Murillo, fundador de la organización Operación GAYA Internacional, negó el lunes mediante un comunicado de prensa que las actividades que realizó esa entidad en Cuba en asocio con la empresa Creative Associates, tuviese intenciones de desestabilizar al gobierno de Cuba.

“FundaOGI nunca busco generar ningún tipo de desestabilización política en Cuba”, dice el comunicado circulado en Costa Rica sobre la nota publicada por The Associated Press. “Queremos desmentir que hubiesen intenciones encubiertas de generar incidencia política. Desde el momento en el que FundaOGI se involucró con Creative Associates (CR-CREA) para trabajar en Cuba, lo hizo bajo los mismos principios con los que trabaja en cualquier otro país del mundo: de manera apolítica y con los jóvenes y sus comunidades como foco de las actividades”.

Añade que “se manipuló información para intentar hacer ver como que FundaOGI tenía indicaciones de generar actividades culturales y artísticas de manera encubierta para lograr fines desestabilizadores, lo cual es rotundamente falso”.

Una investigación de The Associated Press publicada el lunes reveló que en el marco de un programa de gobierno de Barack Obama, casi una docena de jóvenes viajeros fueron enviados de incógnito a Cuba para tratar de identificar, capacitar y preparar a una nueva generación de activistas políticos.

De acuerdo con un documento obtenido por la AP, un objetivo del proyecto era ejercer “presión” sobre el gobierno cubano. En un caso, un grupo de viajeros organizó un taller de prevención del VIH, que fue descrito allí como un ardid para ocultar el carácter político del verdadero trabajo que estaban desarrollando.

La fundación asegura que estos talleres se utilizaron como un “mecanismo eficiente” para sensibilizar a los jóvenes cubanos en temas como Derechos Humanos, Ambiente, Liderazgo Colaborativo y Emprendimiento Social, como lo hace su organización en otros países.

También niega que se utilizaran “mulas” para llevar dinero a Cuba, y que el dinero que se transportó era “estrictamente para gastos” de las actividades que realizó la organización costarricense en la isla.

Murillo rechaza que la fundación trabajara de manera encubierta en la isla y asegura que siempre se presentó como una organización costarricense sin fines de lucro que trabaja con jóvenes de distintas partes del mundo.

El costarricense mantiene que nunca se buscó que los participantes de los talleres fueran opositores al gobierno cubano, y que las actividades se realizaron bajo la supervisión de varias organizaciones cubanas, en las instalaciones de una escuela gubernamental.

Sin embargo, en el informe de seis páginas que Murillo envío a Creative Associates sólo mencionó una vez el taller de prevención del VIH para resaltar que se trataba de la “excusa perfecta en el tratamiento del tema de fondo”. En otro aparte del reporte, Murillo revela otro de los objetivos del programa: “la generación de una red de voluntarios para la transformación social”.

La noticia de que el gobierno de Estados Unidos contrató calladamente a un grupo de jóvenes latinoamericanos para que viajaran a Cuba para adelantar acciones políticas, usando como pretexto el desarrollo de programas cívicos y de prevención sanitaria, fue la comidilla en La Habana y en el exilio cubano el lunes, y provocó tanto críticas como elogios hacia dicho programa secreto.

En cambio, el canciller costarricense Manuel González dijo que su gobierno no estaba muy enterado del asunto y que solicitará información antes de dar una opinión. Uno de los involucrados en el caso fue el ciudadano costarricense Fernando Murillo, quien viajó a la isla con la tarea de reclutar a jóvenes cubanos para que hicieran activismo en contra del gobierno comunista.

“Antes que opinar, el gobierno de Costa Rica tiene que conocer los detalles y empaparse del asunto”, dijo González a la Associated Press. “He instruido para que me den la información para analizarla y ver qué procede como siguiente paso. Pero en este momento cualquier cosa que le diga le mentiría porque no ha sido el tema prioritario el día de hoy”.

En Cuba, algunos de quienes se enteraron del proyecto por la televisión estatal cubana, tuvieron objeciones sobre el mismo pero no se mostraron sorprendidos.

“No sé ni qué decirte, es una de las tantas agresiones del imperialismo, tantos años que llevan tratando de tumbar la revolución (cubana), esto es otra forma”, dijo Elio Morales que trabaja en una refinería. “Son 50 años que llevan inventando para tumbar la revolución y al final no se cae”.

Otros cubanos apoyaron los esfuerzos realizados por la de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y a sus contratistas por ayudar a la sociedad civil en la isla.

″¡Me alegra por USAID!”, dijo el escritor disidente y fotógrafo Orlando Luis Pardo, en su cuenta de Twitter. “El mundo debe fomentar los derechos del pueblo cubano, que fueron abolidos por el régimen de Castro y sus aliados”.

Temprano en la mañana un noticiero cubano mostró un vídeo de AP con la investigación. Incluía entrevistas hechas a dos cubanos hechas por la agencia, pero el audio de lo que dijeron no se escuchó.

“Este programa de agentes viajeros, como Zunzuneo, forman de un esfuerzo de varios millones de dólares de la USAID para efectuar el cambio en países políticamente incómodos para Washington”, dijo la presentadora del programa, Cristina Escobar.

La emisión del noticiero de la tarde también empezó con la historia de la AP pero no tenía reacciones sobre el tema. Las autoridades cubanas no han comentado públicamente.

El congresista cubano-estadounidense, Mario Díaz-Balart, comparó los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos para involucrar a la sociedad civil cubana a los intentos realizados durante la Guerra Fría para promover la democracia en el antiguo bloque soviético.

“Los esfuerzos... para encontrar formas creativas para que el pueblo cubano se comunican entre sí y con el mundo exterior, son precisamente los tipos de actividades que Estados Unidos debe perseguir vigorosamente en sociedades cerradas”, dijo Díaz-Balart en un comunicado.

___

Córdoba reportó desde San José, Costa Rica; Orsi desde La Habana.

___

Siga a Peter Orsi en Twitter: www.twitter.com/Peter_Orsi

AP RADIO
Update hourly