ODESSA, Texas, EE.UU. (AP) — Un niño de cuatro años murió luego de ser golpeado en la cabeza por una lápida que se cayó en un cementerio en el oeste de Texas.

El vocero de la policía de Odessa, Steve LeSueur, informó que la tarde del viernes, Levi Driver jugaba mientras su familia visitaba una tumba cercana en el Cementerio del Condado Ector, cuando una lápida de casi 100 años de antigüedad se vino abajo.

El niño fue llevado al Centro Médico Regional de Odessa, donde fue declarado muerto.

La policía investiga el incidente y no hay sospechas de algún crimen. No se sabe por qué la lápida se vino abajo, aunque los hechos ocurrieron en la parte más antigua del cementerio.