SAN JUAN (AP) — El huracán más poderoso que ha golpeado a Puerto Rico en más de 80 años destruyó el miércoles cientos de hogares, dejó sin electricidad la isla y convirtió algunas calles en ríos en una embestida que podría agravar la crisis financiera del territorio.

María dejó al menos 9 muertos en el Caribe y tocó tierra el miércoles por la mañana en la localidad costera de Yabucoa, en el sureste de Puerto Rico, con vientos de 250 kilómetros por hora (155 mph).

La tormenta azotó varias horas la isla de 3,4 millones de habitantes con vientos mortales, la segunda ocasión en dos semanas que Puerto Rico es castigado con la furia de un huracán.

Abner Gómez, director de la Agencia Estatal del Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD), dijo que la información que ha recibido no es alentadora y que la tormenta ha destruido todo a su paso.

A las 11 de la noche hora del este, María se mantenía como huracán de categoría 2 con vientos de 175 kph (110 mph). Su vórtice se ubicaba a unos 88 kilómetros (55 millas) de la costa oriental de República Dominicana, y avanzaba a 15 kph (9 mph).

Mientras las personas esperaban en albergues o se guarecían en los huecos de escaleras, baños y closets, María derribó torres de telefonía celular y cables de electricidad, tumbó árboles, arrancó techos y dejo al menos 50 centímetros (20 pulgadas) de lluvia.

Se informó que había inundaciones extensas, con decenas de automóviles medio sumergidos en algunas zonas y muchas calles convertidas en ríos. La gente que llamó a estaciones de radio reportó que las puertas habían sido arrancadas de sus quicios y que un tanque de agua voló lejos.

Félix Delgado, alcalde de la ciudad costera de Cataño, en el norte, contó a The Associated Press que el 80% de las 454 casas en la barriada Juana Matos estaban destruidas.

La comunidad pesquera cercana a la bahía de San Juan fue golpeada por una marejada de más de 1,5 metros (4 pies), de acuerdo con el alcalde.

El gobernador Ricardo Rosselló impuso un toque de queda que regirá de las 6 de la tarde a las 6 de la mañana todos los días hasta el sábado para permitir a los equipos de socorro y las autoridades atender sin contratiempos las secuelas del huracán.

Rosselló dijo en una entrevista con CNN que se ha informado de un fallecimiento, pero como las comunicaciones están interrumpidas en algunas zonas se desconoce el total de víctimas fatales.

___

Los periodistas de The Associated Press Ben Fox en Miami y Seth Borenstein en Washington DC contribuyeron a este despacho.