WASHINGTON (AP) — Acusado de varios delitos financieros, el ex jefe de campaña del presidente Donald Trump dijo que las pruebas presentadas en su contra por el fiscal especial Robert Mueller son “exageradas”.

En un documento presentado el jueves, los abogados de Paul Manafort lo describieron como un “consultor político internacional exitoso” que debido a la naturaleza de su trabajo a favor de partidos políticos extranjeros participaba necesariamente de transacciones financieras internacionales. Dijeron que Manafort, quien dirigió la campaña de Trump durante varios meses el año pasado, no ha cometido delito alguno y no presenta riesgo de huir del país.

Fue la primera andanada de la defensa de Manafort contra los 12 cargos del acta de acusación, que implica también a su socio empresario Rick Gates. Los dos deben comparecer en las próximas horas ante la corte federal en Washington.

Mueller anunció el acta que acusa a los dos de lavado de dinero y otros delitos financieros relacionados con su consultoría para el ex partido gobernante de Ucrania. Una audiencia anterior decretó su prisión domiciliaria bajo fianzas multimillonarias.

Además de la acusación a Manafort y Gates, los fiscales revelaron la declaración de culpa de George Papadopoulos, un ex colaborador de Trump que confesó haber mentido al FBI acerca de contactos extranjeros que mantuvo durante la campaña.

En un documento el martes, en el que argumentan a favor de la prisión domiciliaria para Manafort, los fiscales dicen que éste ha presentado informes contradictorios sobre sus bienes y que tiene tres pasaportes distintos.

El abogado Kevin Downing respondió el jueves que todos los pasaportes están a nombre de su cliente y que, “aunque sorprenda a algunos, es perfectamente lícito poseer más de un pasaporte estadounidense”.

También negó que Manafort estuviera implicado en actividades delictivas relacionadas con su trabajo para Ucrania y que todos los fondos que pasaron por cuentas offshore provenían de “fuentes legales”.