MADRID (AP) — El presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, comparecía el miércoles en el parlamento para responder a preguntas sobre los escándalos de supuesta corrupción ligados a su partido, el gobernante Partido Popular.

Rajoy explicó que ya abordó este asunto en el congreso en otras ocasiones y dijo que no ve motivo para hacerlo de nuevo. El dirigente denunció además el “celo inquisitorial” de algunos legisladores de la oposición.

El pasado julio, Rajoy declaró ante la Audiencia Nacional como testigo en el principal escándalo de corrupción que afecta a su partido, el caso Gürtel, una trama de sobornos a cambio de contratos que habría ayudado a financiar a la formación. Fue la primera vez que un presidente del gobierno en activo comparecía ante un juez en España.

Rajoy, que no está acusado de delito alguno, pasó de negar las acusaciones a decir que nunca estuvo al tanto de ninguna ilegalidad en las finanzas del PP.