LA PAZ (AP) — El presidente Evo Morales inauguró el jueves una moderna planta de fertilizantes de urea y amoniaco, el mayor emprendimiento industrial en la historia de Bolivia, en momentos en que las reservas de gas natural están en declive por la falta de inversiones privadas.

Construida con recursos del Estado por la surcoreana Samsung Engineering a un costo de 950 millones de dólares, la planta representa un “salto cualitativo” para una economía dependiente de la exportación de materias primas, gas natural y minerales principalmente, destacó el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

El gobierno aún no ha logrado concretar un contrato para la exportación de fertilizantes a Brasil, el mayor mercado del continente, por lo que la producción, estimada en 2.100 toneladas por día, estará destinada inicialmente a potenciar la agricultura local que demandará un 15% de la producción. La mayoría será destinada a la exportación, según las autoridades.

“Después de la nacionalización de los hidrocarburos ahora estamos empezando la industrialización”, dijo Morales en la inauguración del complejo petroquímico estatal ubicado en la región cocalera del Chapare, su feudo político, en el centro del país.

Militantes oficialistas y sindicatos afines al gobierno se dieron cita en la ceremonia que tuvo como invitado al vicepresidente de Perú, Martín Viscarra.

La industrialización del gas natural ha sido la mayor promesa de Morales, en el poder desde 2006, y la puesta en marcha de la planta llega en momentos en que su popularidad se ha visto mermada por escándalos de corrupción en su gobierno.

La nacionalización de los hidrocarburos quintuplicó los ingresos de Bolivia pero “ahuyentó las inversiones privadas” y condujo a un estancamiento de la industria por falta de inversión en exploración de nuevos yacimientos de gas y petróleo, opinó el analista en temas energéticos Carlos Miranda.

Según Sánchez las reservas de gas llegaban el año pasado a 11 trillones de pies cúbicos que alcanzarán para 15 años al ritmo actual de consumo. Bolivia exporta el energético a Brasil y Argentina y la producción actual permitirá alimentar la planta petroquímica y además transformar el gas natural en fertilizante.

Morales no ha tenido éxito hasta ahora en la industrialización del litio del que Bolivia posee una de las mayores reservas mundiales. Otra sociedad con una empresa de India para industrializar hierro fracasó por desacuerdos entre el gobierno y los empresarios.