MILÁN (AP) — Los votantes de las regiones ricas de Italia, Lombardía y Véneto, acudían el domingo a las urnas para decidir si quieren buscar una mayor autonomía de Roma, como parte de una ola que está sacudiendo la política global en favor de una mayor autodeterminación.

Esos sentimientos se han reflejado también en el impulso independentista catalán en España, en la elección estadounidense de Donald Trump como presidente y en el referéndum británico para abandonar la Unión Europea de 28 naciones.

Aunque los resultados del domingo no son vinculantes, un rotundo "Sí" daría a los presidentes de esas regiones norteñas y vecinas entre sí una mayor influencia en sus negociaciones con Roma.

Ambos gobiernos regionales buscan una mayor parte de los ingresos fiscales y de la responsabilidad en ámbitos políticos como seguridad, migración, educación y medio ambiente.

El presidente lombardo Roberto Maroni ha buscado calmar las expectativas al afirmar que estaría contento con una participación del 34% de los 7,5 millones de votantes de la región, la misma cifra de la participación nacional en el referéndum constitucional de 2001.

La campaña por la autonomía de Véneto fallecerá si la participación electoral es inferior al 50% más un voto de los 3,5 millones de electores de la región.

Aunque ambas consultas _aprobadas por el Tribunal Constitucional de Italia_ no pretenden la independencia, la campaña por la autonomía es una amenaza potencialmente poderosa para la autoridad de Roma. Juntos, Veneto y Lombardía representan el 30% del PIB italiano y casi una cuarta parte del electorado nacional.

Ambas regiones están administradas por el partido Liga Norte, de tendencia antiinmigrante y contrario a la pertenencia del país a la Unión Europea, que desde hace mucho tiempo ha renunciado a su objetivo fundacional de secesión, en busca de un perfil nacional. También apoyan el referéndum los movimientos Forza Italia del ex primer ministro Silvio Berlusconi y el movimiento populista 5 Estrellas.

Con el Partido Demócrata urgiendo a sus votantes a abstenerse, los votos emitidos el domingo medirán el estado de ánimo antes de las elecciones nacionales del año próximo, cuando Berlusconi dice que hará de la autonomía un objetivo para todas las regiones italianas.