Unas pólizas de seguro ofrecidas por la National Rifle Association han llevado a una investigación por parte de las autoridades de Nueva York, ante la posibilidad de que estén dando la impresión de que protegerán judicialmente a los responsables de tiroteos.

Las pólizas “Carry Guard” empezaron a venderse hace unos meses por parte de la NRA, la poderosa asociación que defiende el derecho a la tenencia y la portación de armas. Las pólizas están siendo promovidas como necesarias para cubrir gastos jurídicos en caso de que tengan que dispararle a alguien para defenderse.

Los activistas a favor de un mayor control a la tenencia de armas han criticado esas pólizas, tildándolas de “seguro para asesinos”, pues creen que están siendo presentadas falsamente como un escudo legal y que animarán a los dueños de armas a dispararlas en vez de tratar de evitar una confrontación.

Las autoridades financieras de Nueva York han iniciado una investigación sobre las técnicas de mercadeo de esos documentos, y sobre si la NRA está recibiendo comisiones sin licencia.

La asociación comenzó a promocionar intensamente las pólizas en sus convenciones anuales a comienzos de este año. La empresa encargada de administrarlas es Lockton Affinity, pero el financiamiento viene de otra compañía llamada Chubb.

Lockton Affinity, en una declaración a The Associated Press, dijo que está “cooperando plenamente con el Departamento de Servicios Financieros de Nueva York sobre el tema de las pólizas de seguro Carry Guard. El programa es administrado por Lockton Affinity, que cuenta con la licencia apropiada”.

Ni la NRA ni la empresa Chubb respondieron a mensajes pidiéndoles comentarios sobre el tema, que fue reportado inicialmente por el Wall Street Journal.

La NRA no es la única agrupación que ha ofrecido ese tipo seguros. La United States Concealed Carry Association lleva mucho más tiempo en ese mercado y sus pólizas ofrecen reembolsos de 2 millones de dólares en casos de juicios civiles, y de 250.000 en caso de juicios penales.

Pero la NRA es el grupo más prominente en defensa de la tenencia de armas, y ha estado promocionando altamente un tipo de pólizas de seguro hasta ahora relativamente desconocido. La NRA antes ofrecía unas pólizas parecidas, pero la “Carry Guard” conlleva mayores beneficios y está siendo promocionada más intensamente.

Los precios de las pólizas “Carry Guard” oscilan: hay unas que se venden por 13,95 dólares al mes y ofrecen compensación de hasta 250.000 dólares en caso de juicio civil y 50.000 en caso penal, mientras que hay otras en que se paga 49,95 dólares al mes y se reciben hasta 1,5 millones de dólares en caso civil y 250.000 dólares en caso penal. El cliente queda cubierto si un tribunal determina que disparó en defensa propia, o si el caso es desestimado.