BUENOS AIRES (AP) — La familia de Santiago Maldonado, el joven hallado muerto más de dos meses después de su desaparición durante un operativo de las fuerzas federales en el sur de Argentina, denunció el viernes que fue asesinado tras una desaparición forzada pese a que estudios preliminares sobre su cuerpo no arrojaron evidencias de lesiones.

Al mismo tiempo, renovó las críticas al gobierno de Mauricio Macri por su tratamiento del caso y reclamó la intervención de expertos independientes que garanticen una “investigación imparcial” para determinar lo que sucedió con el joven de 28 años.

“Hoy hace 85 días que estamos reclamando justicia por Santiago. Cada día, cada hora se duplicó la mochila (el peso) de la búsqueda de él. Apareció muerto, lo asesinaron, es desaparición forzada”, dijo Sergio Maldonado, hermano del joven fallecido, durante una rueda de prensa en la sede de Amnistía Internacional en Buenos Aires.

Maldonado, un joven artesano y tatuador que se había radicado en la Patagonia, desapareció el 1 de agosto durante una protesta cuando agentes de la Gendarmería --policía de frontera-- desalojaron un corte de ruta que realizaban miembros de la comunidad mapuche en reclamo de tierras propiedad del grupo italiano Benetton y al que se había sumado el joven.

Su caso, investigado como supuesta desaparición forzada, fue abrazado por organismos de derechos humanos y generó masivas movilizaciones en una sociedad todavía sensible a las secuelas de la última dictadura militar (1976-1983) que dejó miles de desaparecidos.

El cuerpo del joven apareció el 17 de octubre a la vera del río Chubut, en sospechosas circunstancias.

“Santiago no desapareció al borde del río sino en el contexto de represión de la gendarmería”, denunció Mariela Belski, directora ejecutiva de la filial local de Amnistía Internacional. Agregó que desde esa organización acompañará a la familia a foros internacionales para exigir al Estado argentino el esclarecimiento del caso.

“No parece serio que esto suceda en democracia”, sostuvo la activista.

La hipótesis de la desaparición forzada se ha puesto bajo cuestionamiento luego de que un informe preliminar de la autopsia revelara que el cuerpo no presentaba lesiones. No obstante, todavía no se ha determinado la causa de la muerte, aunque el ahogamiento es la hipótesis más fuerte.

A su turno, la abogada de los Maldonado, Verónica Heredia, renovó las sospechas sobre la aparición del cuerpo de Maldonado en un lugar que, sostuvo, había sido rastrillado “cuatro veces” previamente.

“En ese lugar no estaba la semana anterior, yo estuve ahí y no lo vi”, enfatizó la letrada. Agregó que el río tenía una altura de 30 centímetros en agosto en el lugar en el que fue encontrado el cuerpo y que, por lo tanto, es imposible que el joven se hubiera ahogado allí.

La Gendarmería ha negado su responsabilidad. El gobierno, a su vez, cuestionó la utilización política del caso por parte de sectores de la oposición, en especial el liderado por la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015).

La confirmación de la inexistencia de lesiones significó un alivio para el presidente Macri justo días antes de las elecciones legislativas en las que el oficialismo ganó en la mayoría de los distritos.

“La justicia está muy mala, van a tener que hacer muchas cosas para que volvamos a confiar", admitió Maldonado, quien se tatuó el rostro de su hermano en el brazo izquierdo.

Por esta desconfianza, la familia Maldonado solicitó la conformación de un comité de expertos “independiente de la justicia y el gobierno” para garantizar una investigación “imparcial, lo cual no está sucediendo”, según Heredia.

Los Maldonado serán recibidos por el papa Francisco en diciembre, pero antes convocaron a una movilización a la Plaza de Mayo de Buenos Aires el 1 de noviembre al cumplirse tres meses de la desaparición del artesano.