MOSCÚ (AP) — “Fue muy gentil y respetuoso”, contó Mariana, una cosmetóloga rusa de 27 años que sucumbió ante los encantos de un mexicano llamado Omar que le pidió direcciones en la Plaza Roja de Moscú durante la Copa Mundial. “Por eso me enamoré de él”.

Mariana no quiso dar su nombre completo ni más detalles del fulgurante romance porque dijo que se trataba de un asunto personal, que podía no ser bien visto por sus compatriotas.

La llegada de cientos de miles de hombres extranjeros, muchos de los cuales entablaron fugaces romances con mujeres rusas, desató un feroz debate sobre el papel de la mujer y sus derechos en Rusia, una sociedad donde todavía abundan las actitudes machistas.

Numerosos comentaristas criticaron duramente a las mujeres que tuvieron romances con extranjeros, diciendo que socavaban la moral del país y comprometían la composición genética de la nación.

Las críticas a estas relaciones, no obstante, fueron tan feroces que podrían terminar impulsando las reivindicaciones feministas al escandalizar a mujeres más bien conservadoras que jamás se hubieran identificado como feministas.

“Hasta ellas (están diciendo) ‘¡basta ya!’”, afirmó la escritora feminista Snezhana Gribatskaya.

“¡Esta es una era de prostitutas!”, se quejó Platon Besedin, columnista del diario Moskovsky Komsomolets. “Las mujeres rusas están pasando vergüenza y avergonzando al país”.

Un popular foro de la red social VKontakte publicó cientos de videos de mujeres rusas que bailan y besan a aficionados extranjeros, generando condenas vehementes.

En la primera semana del mundial, la legisladora Tamara Pletnyova planteó que las rusas no debían entablar romances con extranjeros si no querían terminar criando hijos solas. Sostuvo que el problema sería más grave todavía si los hombres eran de otras razas.

Burger King se metió en problemas al tratar de contrarrestar ciertas actitudes intolerantes en Rusia y fue muy criticado al ofrecer 3 millones de rublos (48.000 dólares) y hamburguesas para toda la vida a toda mujer rusa que quedase embarazada tras tener relaciones con un futbolista participante en el mundial.

Después de la publicación de la columna de Besedin, la versión rusa de la revista Cosmopolitan comenzó a reunir firmas para pedir que la sacasen del portal del diario. La campaña reunió 53.000 firmas.

“Estamos escandalizadas de que piensen que pueden controlar nuestra vida sexual, a quién besamos o con quién salimos”, expresó Gribatskaya, quien encabezó la campaña.

Si bien algunas mujeres alcanzaron posiciones importantes en Rusia, como Elvira Nabiullina, respetada directora del banco central, su presencia en las altas esferas es muy inferior a la de Occidente, lo que es particularmente notable si se tiene en cuenta que en Rusia el 54% de la población son mujeres.

“En un país donde la mayoría de la población son mujeres, es absurdo que no haya igualdad de derechos y que imperen actitudes tan peligrosas hacia las mujeres”, opinó la bloguera feminista Alena Popova.

Gribatskaya aribuye las actitudes hacia la mujer al papel de la iglesia ortodoxa rusa en la sociedad rusa y a los “valores tradicionales” que han pasado a ser parte de las políticas de gobierno de Vladimir Putin. El año pasado se sancionó una ley que despenaliza ciertas formas de violencia doméstica.

“Creo que muchas mujeres están sumándose a la lucha por la igualdad, por el respeto”, dijo Gribatskaya.

Mariam, la cosmetóloga enamorada de un mexicano, dice que la Copa Mundial fue un llamado de atención a los varones rusos, cuya expectativa de vida es de solo 66,5 años y cuya salud a menudo se ve afectada por el cigarrillo y el trago.

“Mejor que se aseguren de que no se llevan a otras chicas”, afirmó. “(Los extranjeros) tienen actitudes totalmente diferentes hacia las mujeres. Son educados y cordiales”.

Yuri Dud, prominente periodista deportivo, le da la razón.

“Los extranjeros son mucho más atractivos que nosotros, se conservan bien, huelen bien”, señaló Dud en un comentario en el que dijo que las rusas deberían poder acostarse con quien quieran.

Una rusa de 30 años llamada Yulia que lucía una casaca amarilla de Brasil bromeó acerca de los posibles beneficios de estos encuentros con extranjeros.

“Estos hombres son populares aquí. Tal vez en 18 años tengamos una selección decente”, comentó. Dijo que no quería usar su nombre para preservar su privacidad.

El mexicano Omar regresó a su país y Mirian dice que van a seguir en contacto. Resta por verse qué pasa con estas relaciones nacidas durante el mundial.

La FIFA planteó algunas medidas para combatir el machismo durante la Copa Mundial y recomendó que no se muestren tantas mujeres bonitas durante las transmisiones de los partidos.

Pero esa propuesta también fue vista como sexista.

“Dividir a las mujeres entre atractivas y no atractivas es lo peor que se puede hacer”, sostuvo Anna Fedorova en Facebook. “En otras palabras, si apareces en televisión sentada en las tribunas, maravilloso. La FIFA ha decidido que no eres lo suficientemente atractiva”.