NUEVA YORK (AP) — Funcionarios de la ciudad de Nueva York enviaron el viernes una carta al Departamento de Justicia cuestionando una directriz que busca presionar a la municipalidad para que coopere más con las autoridades federales de inmigración.

Nueva York es una de cuatro llamadas “ciudades santuario” a las que se les dio hasta el 27 de octubre para demostrar que no están obstaculizando la aplicación de las leyes de inmigración. Las otras ciudades en cuestión son Chicago, Nueva Orleáns y Filadelfia.

El Departamento de Justicia ha amenazado a estas “ciudades santuario” con suspender millones de dólares en fondos federales si no cumplen con ciertos criterios.

En Nueva York, el Departamento de Justicia quiere que las cárceles de la ciudad notifiquen a agentes de inmigración cuando inmigrantes sin autorización están a punto de ser excarcelados. Actualmente, las leyes locales solamente permiten que funcionarios municipales realicen estas notificaciones en casos de inmigrantes convictos de ciertos delitos.

En una carta al subsecretario de justicia, el asesor legal de la ciudad, Zachary Carter dijo que cree que Nueva York ha cumplido con todas las condiciones legales del programa de subsidios y no está obligada a hacer más de lo que ha hecho.

Agregó que el estatuto legal que el secretario de Justicia Jeff Sessions ha citado para forzar la cooperar con agentes de inmigración “no puede ser interpretado como por encima de la política de confidencialidad de la ciudad e interfiere de forma inconstitucional con el derecho de las autoridades municipales a ejercer control sobre sus agentes y empleados”.

Carter añadió que el Congreso no tuvo la intención de que el programa de subsidios a agencias locales del orden estuviese vinculado a la cooperación con agentes de inmigración.

Nueva York prevé que recibirá los 4,3 millones de dólares autorizados bajo el Programa de Asistencia a la Justicia Edward Byrne Memorial. Carter dijo que la ciudad está “profundamente dedicada a mantener los fondos”.

El programa lleva el nombre de un policía de Nueva York asesinado y ayuda a pagar por equipo de seguridad pública.

Sessions ha dicho que las ciudades que no ayudan a hacer cumplir las leyes de inmigración ponen en peligro la seguridad pública.