AP NEWS
Related topics

Demócratas dan visibilidad a combativa nueva camada

January 30, 2019
Alexandria Ocasio-Cortez (izq) y Rashida Tlaib bromean en el Congreso el 16 de enero del 2019. Ambas han sido incorporadas a la Comisión de Supervisión y Reforma del gobierno de la cámara baja en un indicio de la importancia que dan los demócratas a la popularidad y el manejo de las redes sociales de una nueva camada de representantes jóvenes y combativos. Es la comisión que investiga posibles irregularidades en el gobierno. (AP Photo/Andrew Harnik)

WASHINGTON (AP) — Le dicen la “comisión teatral” por la visibilidad que tiene al investigar a la Casa Blanca de Donald Trump. Y ahora, cinco combativas caras nuevas demócratas irrumpirán en ese escenario y lo usarán como vitrina.

Alexandria Ocasio-Cortez y otros cuatro representantes pasaron a integrar la poderosa Comisión para la Supervisión y Reforma del gobierno de la cámara baja, en lo que constituye un indicio de que la conducción demócrata quiere aprovechar su astuto manejo de las redes sociales y su popularidad en la investigación del gobierno de Trump. A cambio, los nuevos miembros acceden a una plataforma que les permitirá pulir sus aptitudes. La expectativa de los demócratas es que los miembros más veteranos de la comisión puedan canalizar la energía y el fervor de los recién llegados.

“Me considero una persona que quiere hacer justicia y dice la verdad”, dijo la representante Ayanna Pressley. “Y creo que estoy en buena compañía”.

El proceder de los nuevos miembros dependerá en parte de la magnitud de sus victorias en las elecciones de noviembre.

“Yo me voy a basar en los hechos”, adelantó Katie Hill, quien se alzó con una banca en un tradicional bastión republicano de California. “No llevaré un programa específico sino que trataré de buscar la verdad”.

El representante Harley Rouda, un ex republicano que también representa un distrito californiano, dijo que “tenemos la obligación de ejercer una supervisión apropiada a republicanos, demócratas o quien sea”.

Rouda se describió como “más bien de centro”.

La comisión es una plataforma apta para los recién llegados pues está acostumbrada a lidiar con casos sensacionales, incluidas acusaciones a Bill y Hillary Clinton, el manejo de la crisis causada por el huracán Katrina y los esteroides en el deporte.

“Vas allí con toda tu indignación y le preguntas a la gente, ‘¿cómo pudo hacer eso? ¿en qué estaba pensando? ¿Cuándo se enteró?’”, relató el representante republicano Thomas Massie, un conservador que fue nombrado durante el gobierno de Barack Obama. “Puedes hacer que una abuela se sienta mal por haberle dado galletas a sus nietos”.

La comisión está facultada para “investigar cualquier asunto, en cualquier momento”, según sus estatutos, y puede incluso emplazar a alguien a que se presente a declarar. Su nuevo presidente, el demócrata Elijah Cummings, asegura que se harán investigaciones profundas que podrían tener serias consecuencias para Trump y otros funcionarios que se manejaron a sus anchas cuando la Cámara de Representantes estaba controlada por los republicanos. Cummings dijo que estudiará posibles conflictos de interés del gobierno y participará en las investigaciones de las relaciones de Trump con Rusia.

Esta comisión, por otro lado, será la que interrogará el mes que viene a Michael Cohen, el ex abogado de Trump, acerca de los lazos del mandatario con Rusia y sus pagos a la actriz porno Stormy Daniels.

Cummings les está diciendo a los nuevos miembros de la comisión que deben enfocarse en “la efectividad y la eficiencia”.

“Todos saben hablar, son avispados”, dijo Cummings. “Estoy seguro de que van a colaborar estrechamente con la conducción de nuestra comisión y de que serán disciplinados con lo que le dicen a los medios”.

Sus comentarios reflejan la inquietud que hay en algunos demócratas respecto al hecho de que estos jóvenes no siguen ningún libreto y les gusta improvisar. Una de las novatas, Rashida Tlaib, debutó en el Congreso diciendo que había que “hacerle juicio político a ese hijo de...”, lo que va en contra de la recomendación de la presidenta del bloque demócrata en la cámara baja de que no se hable de juicio político al presidente, al menos por ahora. Tlaib ofreció disculpas por esa embarrada y “se dio cuenta de que esos comentarios no ayudan a conseguir ninguno de nuestros dos objetivos principales: ser efectivo y eficiente”, según Cummings.

En todo caso, fue un error perdonable para los líderes de la cámara baja, que decidieron premiar la franqueza y el manejo de las redes sociales de estos cinco recién llegados, incluida Tlaib, dándoles un lugar en la comisión supervisora del gobierno. Aunque Pelosi no incorporó a ninguno a la Comisión Judicial, integrada mayormente por abogados y que sería la que maneje el tema de un juicio político a Trump

Los jóvenes legisladores aseguran que Cummings los alienta a que digan lo que piensan.

“Dejó bien en claro que quiere cultivar el talento y el potencial que hay en la comisión y en el partido en general”, expresó Ocasio-Cortez, quien dice que quiere enfocarse en la protección de los inmigrantes y en el medio ambiente. Agregó que Cummings “quiere pasarle la pelota a los distintos miembros” de la comisión.

___

Kellman está en http://www.twitter.com/APLaurieKellman

AP RADIO
Update hourly