LA PAZ (AP) — El ministro de Defensa boliviano dijo el miércoles que un estallido ocurrido la víspera y que causó la muerte de cuatro personas fue causado por un explosivo y no por un escape de gas accidental.

En diálogo con la cadena de televisión ATB el ministro Javier Zavaleta sostuvo que la detonación dejó “una fosa en el piso, lo que hace presumir que se trató de un explosivo. Descartamos que la explosión se haya debido a una fuga de gas”.

Por su parte el comandante de la policía, general Faustino Mendoza, informó que el explosivo usado es una mezcla de dinamita y anfo (nitrato de amonio) de tres kilos.

“Encontramos fragmentos del detonador. La explosión dejó un cráter de 1,3 metros de ancho por 43 centímetros de profundidad”, agregó en un informe a la prensa.

Las autoridades bolivianas investigan si dos explosiones ocurridas en los últimos días en la ciudad de Oruro, y que en total dejaron 12 personas muertas y al menos 50 heridas, están relacionadas.

La primera sucedió el sábado y se debió al estallido de una bombona de gas licuado que manipulaba una vendedora de comida callejera durante un tradicional desfile de carnaval. El estallido dejó ocho fallecidos y 40 heridos. El martes hubo otra explosión en esa misma ciudad del occidente del país que dejó cuatro muertos y 10 heridos

La detonación del martes ocurrió a dos cuadras de la del sábado. “La cercanía entre una y otra despierta dudas”, dijo Zavaleta.

El ministro de Gobierno Carlos Romero informó que tres personas han sido detenidas con fines de investigación tras la explosión del martes en la noche.

Por su parte, el presidente Evo Morales también manifestó sus dudas sobre las causas de la primera explosión y ordenó una investigación. “Es sospechoso que la explosión de una garrafa cause tantas muertes, tantos heridos”, dijo Morales la víspera en un programa de radio.

La explosión del martes ocurrió días antes del segundo aniversario de un referendo que rechazó la intención del Morales de postularse a un cuarto mandato en las elecciones presidenciales de 2019.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional falló a favor de una demanda del partido gobernante Movimiento al Socialista (MAS) que habilitó a Morales a la reelección, lo que desencadenó protestas de ciudadanos y opositores que exigen respeto al voto popular.

Tanto el MAS como opositores a la reelección de Morales anunciaron marchas para el 21 de febrero.

“Si la explosión es una acción de la ultraderecha lo que está en marcha es una conspiración contra la democracia y el proceso de cambio” del gobierno, tuiteó en su cuenta el exministro Hugo Moldis.

“No queremos que el tema sea motivo de especulación. Esperamos que la policía y la fiscalía hagan una investigación responsable y creíble”, dijo por su parte el senador del opositor Unidad Demócrata (UD) Oscar Ortiz.

En los 12 años que lleva Morales en el poder es la primera vez que ocurre un posible ataque como el de la víspera.

“Es irresponsable señalar culpables cuando no se tiene un reporte medianamente serio, pero no se puede descartar nada. El gobierno debe esclarecer porque estamos en víspera de una movilización nacional”, comentó a The Associated Press el profesor de Ciencia Política en la universidad pública de La Paz, Franklin Pareja.

“Es extraño y atípico” este ataque en un país “ajeno a estos hechos sangrientos”, agregó.

Ubicada a 190 kilómetros al sur de La Paz, la ciudad de Oruro es sede de un festival folclórico por el carnaval que ha sido declarado Patrimonio Cultural por la Unesco.