QUITO (AP) — Un exalcalde de Quito sugirió el viernes dar un plazo al municipio capitalino y al gobierno de Ecuador para tirar el monumento del exmandatario argentino Néstor Kirchner. Y de no haber respuesta convocó a tumbarlo.

En su cuenta de Twitter, Roque Sevilla (1998-2000) justificó su pedido con “el escándalo argentino de los cuadernos que demuestran el grado abominable de la corrupción de los Kirchner”.

“No sería bueno que demos al Municipio y al Gobierno un plazo para que retiren el monumento de N. Kirchner o vamos los quiteños y los tumbamos, qué opinan”, se preguntó.

Tal monumento se encuentra junto a la entrada principal del edificio sede de la Unión de Naciones Suramericanas, ubicado en una población 12 kilómetros al norte de Quito y fue donado por el gobierno argentino cuando Cristina Fernández --quien fue esposa de Kirchner hasta el fallecimiento de éste en 2010-- gobernaba ese país.

El mensaje de Sevilla había cumulado en pocas horas cerca de 1.700 apoyos, fue compartido 825 veces y generó cerca de mil comentarios, la mayor parte apoyando la idea, e incluso muchos de ellos ofreciendo herramientas para derribar la estatua, aunque también había comentarios criticando la idea y tildándolo de insensato.

Cristina Fernández, exmandataria (2007-2015) y actual senadora de oposición fue llamada a declarar el 13 de agosto por el juez federal Claudio Bonadío en una investigación sobre el presunto pago de sobornos millonarios por parte de grandes empresarios al ministerio a cargo de las obras públicas, lo cual quedó documentado en cuadernos de un chofer de un exfuncionario público.