SANAA, Yemen (AP) — La coalición prosaudí que combate a los rebeldes chiís en Yemen lamentó el sábado los “errores” cometidos en el bombardeo de un autobús el mes pasado en que murieron decenas de personas, inclusive menores de edad.

La declaración surge después de que la comisión investigadora de la coalición, conocida como la Comisión Conjunta de Estudios de Incidentes, halló “errores” en el lanzamiento de la bomba contra el autobús en la provincia de Saada en el norte de Yemen, como por ejemplo que no se tuvo en consideración la posibilidad de daños colaterales.

Por lo menos 51 personas, entre ellas 40 niños murieron y otras 79, entre ellas 56 niños, resultaron heridas.

El comunicado difundido por la agencia de noticias saudí dijo que la coalición acepta las conclusiones de la comisión y "tomará todas las medidas legales para llevar a justicia a quienes hayan cometido errores”. Además prometió coordinar con el gobierno de Yemen para compensar a los civiles.

Mansour Ahmed al-Mansour, asesor legal de la comisión, dijo antes que el bombardeo fue basado en inteligencia de que en ese autobús viajaban milicianos de los rebeldes hutis. Sin embargo destacó que hubo errores, como por ejemplo la demora en transmitir el mensaje de anular la misión.