ROMA (AP) — Italia permitió el desembarque de más de 130 migrantes que estaban confinados a una embarcación diez días después de haber sido rescatados en el Mar Mediterráneo.

Los 137 migrantes se bajaron del buque Diciotti en Catania, Sicilia y fueron recibidos por policías que les tomaron retratos, requisito cara todos los que solicitan asilo.

Hasta ese momento el gobierno populista italiano se negaba dejarlos bajar, exigiendo que otros países europeos los reciban. Irlanda dijo que recibiría a 20 mientras Albania dijo que aceptaría otros 20 y un grupo de obispos italianos dijo que se encargaría de un centenar.

Los migrantes, en su mayoría de Eritrea, fueron rescatados el 16 de agosto cuando se encontraban a la deriva en el mar, en un barco de traficantes.

Italia ha amenazado con tomar medidas económicas contra la UE si no le ayuda a recibir a migrantes.