BOGOTA (AP) — José Pekerman de camiseta amarilla, el astro Radamel Falcao y otros integrantes de la selección fueron aclamados el jueves por una multitud en el estadio El Campín en Bogotá a su regreso de Rusia tras la eliminación de Colombia del Mundial a manos de Inglaterra.

Otra estrella, James Rodríguez, afectado por una lesión en la pierna derecha, permanece en Europa, y el cañonero Miguel Ángel Borja, lastimado de la rodilla derecha, se iba a unir a su club, el Palmeiras de Brasil.

El técnico argentino, muy popular entre los hinchas en una campaña sin precedentes en el balompié local, llevó a Colombia a cuartos de final en 2014 y naufragó en octavos el martes cuando perdió 4-3 en un intenso duelo de penales en el estadio Spartak de Moscú.

Se apeló a esta instancia después del empate 1-1 durante los 90 minutos reglamentarios y la media hora adicional.

Los futbolistas y millones de colombianos lloraron ese momento.

"Gracias infinitas a todos, a los 50 millones de colombianos por este recibimiento y les podemos decir que no somos ni ganadores ni perdedores, estamos orgullosos de esta camiseta", expresó emocionado el estratega de 68 años mientras los espectadores gritaban “¡Pekerman, Pekerman, Pekerman!”. Su camiseta llevaba el número 9, el mismo de la del ídolo Falcao.

El próximo presidente de Colombia, Iván Duque, dijo el jueves durante una visita en Washington que tras la eliminación de su país en la Copa del Mundo, apoya ahora a las selecciones de Uruguay y Brasil, las únicas latinoamericanas con vida en la competición.

El estratega Pekerman y sus hombres arribaron a Bogotá tristes, con el ánimo muy abajo, pero horas después se mostraron alegres, se entusiasmaron con las ovaciones y la presentación del cantante colombiano Sebastián Yatra.

“El recibimiento supera todas las expectativas que teníamos... No pudimos ir más lejos en el Mundial, teníamos mucha ilusión pero en Rusia dejamos todo, hasta la última gota de sudor por representar a todo el país y volveremos más fuertes (al Mundial de 2022), de eso estamos seguros", dijo Falcao, de 32 años.

El zaguero Yerry Mina, autor de tres goles de cabeza, claves en el paso de Colombia a octavos, por solicitud de los hinchas, subió a la tarima instalada en la cancha.

“Llevo un dolor muy fuerte en el corazón, sabíamos que podíamos dar más, debíamos seguir en el Mundial pero no sucedió”, manifestó mientras los espectadores coreaban su nombre.

El combinado llegó al aeropuerto militar de Catam, al noroccidente de Bogotá, en medio de la lluvia.

"Valoramos el esfuerzo de la gente que salga a esperarnos, seguimos con nuestra tristeza y dolor porque estábamos para más, merecíamos más y queríamos darle una alegría al país", dijo temprano el "Tigre" Falcao.

La alcaldía dispuso una calle de honor desde el aeropuerto al estadio. Los futbolistas fueron vitoreados.

“Esto (el apoyo de los hinchas) nos tiene que dar más ánimos para estar más fuertes”, señaló Falcao en referencia a futuras competiciones.

El tráfico por la Avenida-Calle 26 y la carrera 50, colapso y la seguridad estuvo en manos de unos 2.500 agentes.

“Espere a la selección muchas horas y mientras más llueva mejor”, dijo un campesino que se trasladado a Bogotá desde Leticia, en el extremo sur de Colombia.

La presencia de aficionados provenientes de lugares lejanos fue notoria.

“Agradecemos a los jugadores todas las alegrías que nos dieron, haber ilusionado a todos los colombianos”, dijo Enrique Peñalosa, alcalde de la capital colombiana.

Las caras tristes cambiaron por alegres en la fiesta de bienvenida. El traspié frente a Inglaterra quedo atrás.

En la justa mundialista, Colombia perdió 2-1 ante Japón, y ganó 3-0 a Polonia y 1-0 a Senegal, y finalmente Inglaterra la eliminó 4-3 en penalties.