AP NEWS
Related topics

Mucha charla y poca acción en Congreso después de tiroteos

February 16, 2018

Kaitlynn Cooper, de 12 años (a la derecha), abraza a su amiga Allison Shonk, de 18, una estudiante de la secundaria Marjory Stoneman Douglas durante una vigilia en la iglesia bautista Parkland el jueves 15 de febrero de 2018 en Parkland, Florida. (AP Foto/Gerald Herbert)

WASHINGTON (AP) — Después de que 58 personas murieron en un tiroteo masivo en Las Vegas en octubre pasado, parecía que los republicanos y los demócratas podrían dar un paso extraordinario para endurecer las leyes que regulan las armas de fuego, pero eso no sucedió.

En los cuatro meses que han pasado desde entonces, la única iniciativa de ley sobre armas de fuego que se movió en la Cámara de Representantes o en el Senado en realidad alivió las restricciones para los propietarios de ese tipo de armas.

Después de la masacre más reciente, en el que 17 personas fueron asesinadas en una escuela secundaria de Florida, el Congreso controlado por los republicanos está cayendo en un patrón similar. Los demócratas piden leyes de armas más estrictas, mientras que los republicanos se enfocan en garantizar la salud mental de los poseedores.

“Como padre, me muero de miedo al pensar que este órgano no se tome en serio la seguridad de mis hijos, y parece que muchos padres del sur de Florida van a preguntar lo mismo”, dijo el senador demócrata Chris Murphy, un líder en la defensa de controles más estrictos a las armas.

Tras el tiroteo en Las Vegas, Murphy y otros legisladores de ambos partidos presionaron para que se prohibieran las “bump stocks”, un dispositivo que permite convertir rifles semiautomáticos en armas completamente automáticas. Fue el accesorio que usó el autor de la masacre de Las Vegas el 1 de octubre de 2017.

Esos intentos se desvanecieron pronto en medio de la oposición de los líderes republicanos. En su lugar, la Cámara de Representantes aprobó en diciembre un proyecto de ley que facilita a los propietarios de armas llevarlas ocultas de manera legal de un estado a otro.

La masacre de Florida fue el 17º incidente escolar armado en lo que va del año en Estados Unidos. El sospechoso, Nikolas Cruz de 19 años, es un adolescente problemático que publicó material perturbador en las redes sociales. Fue expulsado de la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, por “razones disciplinarias”, dijo el sheriff Scott Israel.

El jueves, el presidente Donald Trump prometió en un discurso a la nación “abordar el difícil tema de la salud mental”, pero evitó cualquier mención a las armas.

El senador de Florida Bill Nelson y otros demócratas dijeron que el Congreso debe hacer más que hablar de enfermedades mentales. “Vamos a la causa fundamental. Saquemos estas armas de asalto de nuestras calles”, declaró.

En un comentario raro que no estaba previsto, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin dijo que hablaría con Trump y otros miembros del gabinete sobre la violencia con armas.

Mientras testificaba sobre el presupuesto del presidente, Mnuchin calificó de tragedia el tiroteo escolar y agregó: “Le pidió al Congreso a que estudie esta cuestión”.

___

Los periodistas de The Associated Press Kevin Freking, Andrew Taylor y Martin Crutsinger contribuyeron para este despacho.

AP RADIO
Update hourly