AP NEWS
Related topics

Excluyen como paramilitar a importante narco

February 20, 2014

BOGOTA, Colombia (AP) — Un supuesto jefe paramilitar, que desde hace seis años se encuentra preso en Estados Unidos, fue excluido por la Corte Suprema colombiana del programa de Justicia y Paz por encontrarse probado que nunca perteneció a la organización paramilitar y, por el contrario, era un narcotraficante neto, se informó el jueves oficialmente.

Se trata de Francisco Javier Zuluaga Lindo, alias “Gordolindo”, quien en mayo de 2008, junto con otros 13 paramilitares y narcotraficantes, fue extraditado a Estados Unidos por delitos relacionados con el tráfico de drogas.

Según la sentencia de la Corte Suprema, cuya copia fue enviada a los medios por su oficina de prensa, Gordolindo “nunca perteneció a las (paramilitares) Autodefensas y por ello en su caso, como así lo sostuvo y demostró la Fiscalía en la audiencia celebrada para el efecto, deben entenderse cubiertas la causales de exclusión” de Justicia y Paz.

La Corte dijo haber llegado a esa conclusión con base en los testimonios de desmovilizados jefes paramilitares que, si bien reconocieron que Gordolindo aportaba a la organización ilegal dinero de su actividad como narcotráficante, advirtieron que como tal nunca hizo parte de las Autodefensas Unidas de Colombia.

La Ley de Justicia y Paz de 2005 tuvo como finalidad conseguir que los integrantes de las bandas paramilitares se entregaran pacíficamente a cambio de pagar un máximo de ocho años de cárcel, no sin antes confesar todos sus crímenes y devolver sus bienes mal habidos para reparar a sus víctimas.

Las autoridades calculan que entre 2003 y 2006 unos 30.000 paramilitares se desmovilizaron.

Un testigo incluso les dijo a las autoridades que el día en que Gordolindo se desmovilizó hubo que conseguir personas que se hicieran pasar como paramilitares para así hacer ver creíble su pertenencia a la organización de ultraderecha que en Colombia es señalada de la comisión de masacres, de miles de asesinatos, de narcotráfico y del despalazamiento forzado de personas.

Según la Corte Suprema, el que un paramilitar haya traficado con drogas para financiar la actividad paramilitar no es óbice para ser acogido por la Ley de Justicia y Paz. Ese, sin embargo, no fue el caso de Gordolindo, quien sólo fue un “narcotraficante puro” que compró un cupo para hacerse ver como miembro de las autodefensas y eventualmente sólo estar ocho años en prisión.

En octubre de 2008, una Corte Federal del Sur de Florida condenó a 21 años de cárcel a Gordolindo por narcotráfico.

Las autoridades colombianas han dicho que a los jefes narcoparamilitares que regresen de Estados Unidos, tras cumplir allá sus condenas, no les será tenido en cuenta ese tiempo y deberán volver al país a empezar a pagar por sus delitos.

AP RADIO
Update hourly